Región:
América
Categoría:
Sociedad

Francisco se disculpó por delitos cometidos por la iglesia durante la conquista de América

En su discurso en el Encuentro Mundial de los Movimientos Populares en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), el papa alertó sobre nuevas formas de colonización como los tratados de libre comercio, las corporaciones y un sistema financiero que condena pueblos

El auditorio aplaudió de pie cuando el Sumo Pontífice se disculpó: "Al igual que san Juan Pablo II pido que la Iglesia se postre ante Dios e implore perdón por los pecados pasados y presentes de sus hijos... y pido perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada ‘conquista de América’", afirmó ante la audiencia enardecida por su sinceridad y calidez. Señaló que el futuro de la humanidad no está en la mano de las corporaciones, algunas potencias o élites, sino en la mano de los pueblos: "Debemos defender a la Madre Tierra. Nuestra casa común está siendo saqueada salvajemente", y agregó, "No podemos permitir que ciertos intereses corporativos se impongan. Les pido en nombre de Dios defender a la Madre Tierra". Como cada vez que se presenta en público el papa Francisco pidió que "recen por mí o me piensen y me manden buena onda".

El papa llegó este miércoles a Bolivia, la segunda de tres paradas en su gira por Sudamérica, tras pasar tres días en Ecuador. Tras concluir su visita a Bolivia este jueves, el papa partirá a Paraguay.

El regalo de Evo que causo sorpresa

Anoche, el presidente de Bolivia, Evo Morales, entregó al papa Francisco una talla de Cristo con una peculiaridad: a modo de cruz estaban nada menos que una hoz y un martillo. El "crucifijo comunista" es, desde entonces, el tema principal en las redes sociales bolivianas y ha despertado reacciones de todos los tipos.

Sin embargo, pocos de ellos sabían la historia detrás del obsequio. El "crucifijo comunista" es en realidad una réplica de una talla que el sacerdote jesuita Luis Espinal Camps realizó en la década de los 70 para expresar la unión del mundo cristiano con las ideas marxistas. Espinal además fue cineasta y periodista. Murió asesinado después de ser torturado durante horas por agentes paramilitares. El miércoles, antes de reunirse con Morales, Francisco oró por Espinal frente a las montañas en las que fue hallado su cuerpo sin vida.

Las repercusiones provocaron un pronunciamiento oficial del Vaticano. "El Papa no ha tenido una particular reacción a esto y no me ha dicho que manifieste particular reacción negativa a esto", afirmó el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.