Región:
México
Categoría:
Sociedad

La TV abierta agoniza

Región:
México
Categoría:
Sociedad
Autor/es:
Por Miguel Sangineto
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Televisa y Azteca ya no venden como antes y sus deudas crecen

Las dos empresas que dominan el mercado de la televisión abierta, Televisa y Tv Azteca, están en números rojos.

Según un informe publicado por el portal de noticias SinEmbargo, la televisión abierta en México tiene en números rojos a las dos empresas que dominan el mercado: Televisa y Tv Azteca. Las cifras de ambas, al término del segundo trimestre de 2015 no son positivas, afectadas por menores ventas de publicidad, por deuda y rentabilidad, sus pérdidas son millonarias y ayer se hicieron notar en sus reportes trimestrales a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Tras la aprobación de la Reforma en Telecomunicaciones y Radiodifusión se anunció que serían licitadas dos nuevas cadenas de televisión abierta que, en teoría, abonarían a una mejor competencia en un mercado en el que las dos grandes empresas poseen el 94 por ciento de las estaciones concesionadas y acaparan el 99 por ciento de los ingresos de publicidad, de acuerdo con un estudio realizado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Analistas y consultores de telecomunicaciones criticaron la medida en su momento, al señalar que la televisión abierta, a nivel mundial, ya no es el gran negocio que fue, y México tardó mucho tiempo en darse cuenta y licitar espacios en ese rubro.

En los últimos tres meses de 2015, la televisora de Emilio Azcárraga Jean registró una caída en sus ganancias de 39.9 por ciento por bajas en la venta de publicidad de 16.4 por ciento. Este anuncio repercutió en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), donde el valor de sus acciones tuvo una caída de 5.84 por ciento el día ayer.

De acuerdo con el comunicado que envió a la BMV, la baja en los ingresos de publicidad fue resultado de las campañas electorales del pasado mes de junio, en el que tuvo que ceder tiempo gratuito a partidos políticos y candidatos.

También, los indicadores financieros de Televisión Azteca dentro de la BMV advierten que la televisora propiedad de Ricardo Benjamín Salinas Pliego, uno de los empresarios más importantes de México, está en problemas financieros: sus acciones tuvieron máximos de 9 pesos por unidad en 2009 y llegaron a casi 10 pesos en 2011. En 2014 promediaron 7.91 pesos y en 2015 se mantienen en un mínimo de 3.82 pesos.

Estas cifras han fortalecido un escenario de riesgo que la misma empresa previó a inicios de 2015: inestabilidad económica por los cambios en el marco regulatorio, por la competencia, por la reducción de contratos de publicidad y la imposibilidad de poder pagar su deuda que asciende a los 14 mil 557 millones de pesos.

Aunado a esto, las ventas locales de publicidad cayeron 5.4 por ciento al cierre de 2014.

De acuerdo con Gerardo Soria Gutiérrez, presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones, el mercado de la televisión abierta ya no es rentable. Hace unas semanas el abogado dijo en entrevista para SinEmbargo que la publicidad estaba tras el mercado de la televisión de paga al corresponder a una audiencia con mejores ingresos económicos.

En el mismo sentido, Gabriel Székely Sánchez, Director General de la Asociación Nacional de Telecomunicaciones, destacó que el mercado televisivo, entre 2002 y 2012 registró un índice importante de crecimiento, pero en los últimos dos años mostró un estancamiento y serias contracciones, situación que continuaría en 2015, al preverse un crecimiento del 1 por ciento.

En entrevista para The Wall Street Journal, el vicepresidente Ejecutivo de Televisa, Alfonso de Angoitia, dijo el martes que resultaba evidente la fragmentación de la audiencia a partir de una alta penetración de la televisión de paga y otras plataformas y calificó como una tempestad, la caída en la entrada de publicidad.

José Bastón, director de Contenidos de la empresa, afirmó para el mismo medio que calificó la situación actual como una “tempestad”, sería superada con el aumento en los precios de sus tarifas para anunciantes, medida que sería arriesgada pero que arrojaría frutos a largo plazo.