Región:
Europa
Categoría:
Economía

El plan de salvataje que Grecia presento ante la Union Europea

la presentacion fue realizada ante MEDE

El gobierno griego presentó una nueva petición de ayuda al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), según confirmó un portavoz del fondo de rescate permanente en Luxemburgo.

"El MEDE recibió la solicitud griega", señaló el portavoz del organismo que desde octubre de 2012 tiene capacidad para conceder ayudas financieras a los países del euro, a cambio de estrictas condiciones, con el objetivo de garantizar la estabilidad de la eurozona.

"Pedimos un acuerdo con nuestros vecinos, pero uno que (...) nos muestre luz al final del túnel", dijo el primer ministro griego, Alexis Tsipras, ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo, después de que el paquete de ayuda previo de la Eurozona venciera la semana pasada ante el fracaso de un acuerdo de Atenas con sus acreedores.

Según una copia de la petición de una página, se quiere conseguir un programa de tres años para poder pagar los créditos pendientes y "garantizar la estabilidad del sistema financiero". A cambio, Greciapromete reformas impositivas y en el sistema de pensiones. Sin embargo, no menciona cuánto dinero necesitaría.

La semana pasada el Fondo Monetario Internacional (FMI) cifró en 50.000 millones de euros (unos 55.000 millones de dólares) la ayuda adicional que necesitaría Atenas hasta 2018, pero las necesidades podrían haber aumentado en vista de las dificultades que vive el país.

El gobierno griego justificó su petición de ayuda apelando al riesgo para la "estabilidad financiera de Grecia (...) y del conjunto de laEurozona", el requisito para que el MEDE pueda intervenir. Además,Grecia asegura estar firmemente decidida "a cumplir puntual y completamente con todas sus obligaciones financieras ante todos los acreedores".

Sin embargo, el Eurogrupo no hablará hoy por teleconferencia sobre la nueva petición de ayuda, según se esperaba, señaló el portavoz del líder de los ministros de Finanzas del euro, Jeroen Dijsselbloem.

Lo que sí están previstas son deliberaciones de los secretarios de Finanzas de los 19 países miembro -el conocido como Grupo de Trabajo del Eurogrupo- para preparar el próximo encuentro de los ministros, que deben decidir si poner en marcha los procedimientos para conceder nuevas ayudas millonarias a Grecia.

Los ministros "considerarán al detalle la petición de Grecia de un programa bajo el tratado del MEDE", dijo el presidente del ConsejoEuropeo, Donald Tusk, en declaraciones ante el ParlamentoEuropeo en Estrasburgo, en las que advirtió del riesgo de bancarrota del Estado griego y de la insolvencia de su sistema financiero. Para evitar ese escenario, los países de la Unión Europea deben alcanzar un acuerdo rápidamente. "Llamo a todos los responsables a llegar a un consenso", pidió Tusk.

En la petición, Atenas promete la presentación de una lista detallada de reformas al Eurogrupo mañana jueves por la tarde y el inicio de su implementación a comienzos de la próxima semana.

Hasta ahora la Eurozona solo ha proporcionado ayuda a cambio de reformas económicas.

Tsipras reiteró ante el Parlamento Europeo el compromiso de Atenas para implementar reformas. "En los próximos días seremos capaces de cumplir las obligaciones de este momento crucial, en el mejor interés de Grecia y también de la zona euro", confió Tsipras.

Además, negó los rumores de "un plan oculto" para una salida deleuro, y aseguró que lo único que busca es un "acuerdo mejor, más justo y sostenible".

Sin embargo, pidió que no haya "temas tabú" en las conversaciones, en una posible referencia a un alivio de la deuda, que ya han rechazado algunos miembros de la zona euro. "Las propuestas del gobierno griego para financiar sus obligaciones y reestructurar su deuda no están diseñados para suponer una carga extra para los contribuyentes europeos", dijo.

Según Tsipras, el objetivo de un nuevo programa de ayuda debe ser repartir las cargas de forma justa entre la población. "Los trabajadores y los jubilados no pueden aceptar más lastres", advirtió.

Los programas que hubo hasta el momento se utilizaron para rescatar a la banca y "no llegaron al pueblo", apuntó el jefe de gobierno griego. "Con ninguna de las reformas mejoró el funcionamiento de las instituciones estatales".

Tsipras fue recibido en el Parlamento entre las ovaciones de sus seguidores pero también con protestas.

Mientras, el BCE sigue aumentando la presión sobre el gobierno de Atenas: el presidente del Banco de Francia, Christian Noyer y miembro del consejo de gobierno del BCE, advirtió hoy que si no hay perspectiva de acuerdo antes del domingo el BCE tendrá que cortar sus ayudas de emergencia.

Los bancos griegos sobreviven desde hace meses principalmente gracias a la denominada "Emergency Liquidity Assistance" (ELA), que en realidad está pensada como una ayuda temporal para bancos que se encuentran en buen estado.

Los institutos financieros griegos llevan cerrados desde el lunes de la semana pasada y los ciudadanos sólo pueden sacar un máximo de 60 euros (66 dólares) en los cajeros automáticos.

Mientras tanto, Grecia recaudó hoy en los mercados de capital 1.625 millones de euros (1.796 millones de dólares) vendiendo deuda que vence en 26 semanas, por la que pagó un interés del 2,97 por ciento -similar al de una subasta el mes pasado-, informó la radio griega citando a la agencia de deuda PDMA. Atenas recaudó el dinero para refinanciar 2.000 millones de euros (2.210 millones de dólares) en deudas que vencen el 10 de julio.

La prensa financiera griega señaló su esperanza en que el resto del dinero pueda recaudarse mañana jueves. Entonces, Atenas podría subastar nueva deuda en el marco de un procedimiento especial, como viene siendo habitual.