Región:
Asia
Categoría:
Sociedad

Inician trabajos para cargar combustible nuclear en la central japonesa que reemplazará a Fukushima.

Al suroeste de Japón iniciaron los trabajos para cargar combustible nuclear al reactor en la central de Sendai convirtiéndose en el primero que reanude operaciones en ese país después del accidente nuclear de Fukushima en 2011

Al suroeste de Japón iniciaron los trabajos para cargar combustible nuclear al reactor en la central de Sendai convirtiéndose en el primero que reanude operaciones en ese país después del accidente nuclear de Fukushima en 2011. Mientras tanto continuaran las operaciones en la central dañada luego del terremoto y tsunami que azotó a los nipones hace cuatro años, preparan para agosto la misión “escorpión”. Se trata de un robot con forma de escorpión desarrollado por la empresa japonesa Toshiba que se adentrará en la vasija principal del reactor 2 de Fukushima para determinar la situación de las rutas de acceso. La misión del aparato, diseñado por el fabricante tecnológico y el Centro Internacional nipón de Desmantelamiento Nuclear (IRID), será precisar la localización y posición de los objetos caídos, si los hubiera, y las condiciones de las rutas de acceso a la vasija, confirmó una portavoz de la compañía.

En tanto la Compañía de Electricidad de Kyushu tiene planeado cargar 157 barras de combustible al reactor número uno de Sendai en un periodo de cuatro días que inició el martes. Afectada en menor medida también debió suspender las operaciones del reactor número uno dos meses después del desastre de 2011 y removió todo su combustible para fines de enero de 2013. El año pasado, los reactores número uno y dos fueron los primeros en Japón que cumplieron con los requisitos que el Gobierno impuso a las centrales nucleares después de la catástrofe de 2011.

Los preparativos para reactivar el reactor número uno están en las fases finales. La empresa que gestiona la central tiene planeado llevar a cabo simulacros de respuesta a accidentes, así como la inspección de las instalaciones de emergencia antes de reiniciar el reactor a mediados de agosto.