Región:
América
Categoría:
Sociedad

Francisco ofreció la segunda misa campal para más de un millón de fieles

Unos 420 mil metros cuadrados fueron habilitados en el Parque Centenario para la segunda y última misa campal del sumo pontífice en Ecuador. Se estima que acudieron más de un millón de personas para escuchar al Papa

Unos 420 mil metros cuadrados fueron habilitados en el Parque Centenario para la segunda y última misa campal del sumo pontífice en Ecuador. Se estima que acudieron más de un millón de personas para escuchar al Papa quien pidió a los gobiernos “dejen en el recuerdo la merma de libertades”. Estuvo presente también el presidente Rafael Correa, blanco el último mes de protestas opositoras que ha denunciado como intentos golpistas.

El Papa reiteró la importancia de la familia como "célula de la sociedad", además pidió a los pueblos latinoamericanos que en sus normas y leyes "dejen en el doloroso recuerdo cualquier tipo de represión, el control desmedido y la merma de libertades". Francisco aseguró que la base familiar sirve como ejemplo para revalidar los lazos sociales y explicó que hay tres claves: "La gratuidad, solidaridad y subsidiaridad". En otro pasaje de su discurso afirmó que “La gratuidad no es complemento, sino requisito necesario para la justicia", y agregó, "lo que somos y tenemos nos ha sido confiado para ponerlo al servicio de los demás. Los bienes están destinados a todos. Porque aun cuando uno tenga la lícita propiedad, pesa sobre ella la hipoteca social".

"La cultura del descarte ha tomado dimensiones mundiales", dijo alarmado Francisco. El Papa alzó así su voz para cuestionar este fenómeno: "Un pobre que muere de frío y de hambre hoy no es noticia, pero si las bolsas de las principales capitales del mundo bajan dos o tres puntos, se arma el gran escándalo mundial". "En el pasado ha habido torpezas y atropellos, podemos afirmar que la amalgama irradia tanta exuberancia que nos permite mirar el futuro con esperanza. Y la Iglesia busca colaborar con la búsqueda del bien común, siendo un signo profético que lleve esperanza a todos, pero especialmente a los más necesitados", aseguró.

Para finalizar, pidió que lleven sus palabras de aliento a los grupos que representan. El Papa cumple, desde el domingo, una visita a Ecuador en el marco de su primera gira por Sudamérica, que lo llevará a recorrer más de 25 mil kilómetros e incluirá Bolivia, adonde viajará este miércoles, y Paraguay, última etapa del periplo de ocho días.