Región:
América
Categoría:
Política

Paulina Vega le respondió a Donald Trump

El precandidato presidencial republicano Donald Trump ratificó sus duras acusaciones contra los inmigrantes mexicanos, a los que trató de criminales, y sigue sumando enemigos. La Miss Universo le respondió tras haberla llamado "hipocrita"

El precandidato presidencial republicano Donald Trump ratificó la descripción que hizo de los inmigrantes mexicanos, a quienes hace unos días tachó de criminales en su discurso de lanzamiento de campaña.

El empresario, criticado dentro y fuera de su partido por sus declaraciones, emitió un largo comunicado en el que se negó a retractarse de los comentarios vertidos durante el discurso en el que anunció el mes pasado sus intenciones de dar pelea por la presidencia de los Estados Unidos. En el discurso, Trump calificó a los inmigrantes mexicanos como criminales y violadores, lo que dio pie a que varias empresas, como NBC, Univision y Macy's, cortaran sus relaciones de negocios con Trump. En su nuevo comunicado, Trump dijo que "el gobierno mexicano está obligando a que su gente más indeseable venga a Estados Unidos". En muchos casos, agregó, son "criminales, narcotraficantes, violadores, etc.". Posteriormente, durante un torneo de golf de beneficencia en uno de sus campos, dijo que su posición en algunas encuestas demuestra que muchos estadounidenses comparten su punto de vista.

Duro contra todos, otra de las personalidades que fue víctima de las agudas palabras del magnate fue la actual Miss Universo, Paulina Vega, a quien llamó “hipócrita” luego de que la bella colombiana tildara sus comentarios contra los mexicanos de racistas y mantener la corona. "No tiene ningún sentido que Donald Trump me llame hipócrita por el hecho de no renunciar a mi corona en Miss Universo (…) El hecho de no renunciar a mi corona no quiere decir que no mantenga mi posición con respecto a todo lo que dije", comentó Vega en una entrevista a la emisora W Radio de su país.

Las tempranas encuestas que se llevan a cabo muestran que pocos republicanos ven a Trump como un aspirante presidencial serio pese a que su posición podría ser suficiente para ser incluido en el primer debate de su partido. Las directrices del debate estipulan que sólo los primeros 10 candidatos en las encuestas nacionales pueden participar.