Región:
Europa
Categoría:
Sociedad

España eleva el nivel de alerta antiterrorista

Alerta en nivel cuatro, de cinco posibles, supone situar al país en riesgo de alta amenaza de atentado, informó el ministro español del Interior, Jorge Fernández

El Ministerio del Interior de España elevó a nivel cuatro, de un máximo de cinco, el alerta antiterrorista tras los atentados yihadistas perpetrados este viernes en Francia, Túnez, Kuwait y Somalia.

Alerta en nivel cuatro supone situar al país en riesgo de alta amenaza de atentado, informó el ministro español del Interior, Jorge Fernández.

La Comisión del Pacto de Estado contra el terrorismo yihadista se convocó de urgencia, después de que así lo aconsejara el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y los servicios de información de la Policía y la Guardia Civil.

El ministro Fernández señaló que esta alerta supone un refuerzo en la vigilancia de objetivos susceptibles e infraestructuras críticas, conceptos que fueron redefinidos en mayo pasado como parte de un programa de actualización del Plan de Prevención y Protección Antiterrorista que añade nuevos objetivos yihadistas.

En otros países europeos se tomaron medidas similares, tal es el caso del Reino Unido, donde el primer ministro David Cameron convocó una reunión de emergencia con el gabinete nacional de seguridad COBR ("Cabinet Office Briefing Room"), según informes difundidos por la cadena pública de radio, televisión e internet BBC.

Hasta este momento no se tiene constancia de ciudadanos españoles afectados en el ataque terrorista en Túnez, donde uno de los hoteles atacados es de la cadena española Riu, con al menos 37 muertos, además de los 90 fallecidos en Francia, Kuwait y Somalia en lo que ha sido bautizado por los medios de comunicación como "viernes negro".

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, expresó su más enérgica condena ante acciones de este tipo, al alertar que "la barbarie y la sinrazón golpean a todos por igual".

Rajoy trasladó sus condolencias al presidente francés, Francois Hollande, tras el atentado cerca de Lyon y antes de que el jefe de Estado galo abandonara el Consejo Europeo, en Bruselas, Bélgica, para trasladarse a Francia tras la acción terrorista.