Región:
Mundo
Categoría:
Sociedad

Taxistas de París provocan disturbios

Los taxistas franceses (sólo 14.000 en París) no aceptan la competencia que les genera Uber, la compañía de autos con chofer en Internet, que está revolucionando el sistema de transportes en Europa

Los taxistas viven una nueva jornada de protesta, esta vez con incidentes violentos en los que ha tenido que intervenir la policía. La razón del enojo del gremio es, de nuevo Uber. Los taxistas piden la prohibición de la popular aplicación de transporte, algo que debería suceder de un momento a otro.

Los taxistas franceses (sólo 14.000 en París) no aceptan la competencia que les genera Uber, la compañía de autos con chofer en Internet, que está revolucionando el sistema de transportes en Europa.

A comienzos de junio, la compañía californiana amplió el número de ciudades en las que estaba disponible su servicio UberPop, y ello pese a que técnicamente, UberPop es ilegal en Francia. A comienzos de año, entró en vigencia una ley por la que todos los servicios de transporte de pasajeros deben contar con una licencia. Sin embargo, algunas sentencias judiciales concretas han permitido a Uber seguir operando en el límite de la legalidad.

La actitud de la compañía californiana ha desatado la bronca del gremio de taxistas, que convocaron una jornada de huelga . En Francia, una licencia de Taxi puede costar en torno a los 240.000 euros. Representantes del gremio de taxistas aseguran que sus ingresos han bajado entre un 30 y un 40 por ciento en los dos últimos años debido a la competencia desleal de servicios online sin licencia como Uber.

El paro se ha saldado con coches de Uber volcados, gasolina ardiendo en las carreteras, choques violentos con los antidisturbios, y un caos total. Los accesos al aeropuerto Charles de Gaulle han tenido demoras inusuales durante todo el día. Las protestas son más graves en París, pero no se limitan a la capital, en ciudades como Marsella y el sudeste del país también hay barricadas cortando el tráfico incluso en autopistas. En algunos casos, la policía ha tenido que disolver a los manifestantes con gases lacrimógenos.

La negativa de Uber a acatar la legislación francesa le ha valido tener en contra no solo a los taxistas, sino a las propias autoridades galas. El Ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, ha dictado una orden a la policía para interrumpir cualquier actividad de UberPop debido a “los graves problemas de orden público que está provocando esta actividad ilegal”.