Región:
Mundo
Categoría:
Tecnología

La nave rusa fuera de control se desintegró sobre el océano Pacífico

Según informó la agencia espacial rusa Roscosmos, el carguero que sufrió problemas técnicos tras su lanzamiento se desintegró al entrar en contacto con la atmósfera; al mar cayeron fragmentos

El transbordador espacial ruso "Progress M-27M", que orbitaba desde hacía días fuera de control, entró a la atmósfera terrestre y se desintegró.

Finamente no se cumplieron las hipótesis apocalípticas respecto a que partes pesadas de la nave caerían en alguna zona poblada del planeta.

La confirmación fue hecha por un vocero de la agencia espacial rusa Roscosmos a la agencia de noticias Tass.

El transbordador había sido lanzado el martes 28 de abril desde la estación espacial de Baikonur, en Kazajstán, impulsado por un portacohetes Soyuz y cargado con 2,4 toneladas de provisiones destinadas a la Estación Espacial Internacional (ISS).

Sin embargo, el portacohetes erró en alcanzar la órbita prevista, como consecuencia de lo cual la nave viró sobre su eje hacia un órbita equivocada y no se logró estabilizarla con ayuda de señales de radio, por lo que su caída incontrolada es inevitable.

En la estación espacial, que órbita a unos 400 kilómetros sobre la Tierra, trabajan actualmente seis astronautas y está previsto que tres de ellos regresen a la Tierra a mediados de mayo.