Región:
Argentina
Categoría:
Personajes

Murió el gran Simulador René Lavand

Región:
Argentina
Categoría:
Personajes
Autor/es:
Por
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

A través de su amigo y discipulo Diego Santos "El Santo" recordamos al gran ilusionista argentino René Lavand

El ilusionista René Lavand falleció hoy a los 86 años en una clínica de la ciudad bonaerense de Tandil, a donde había ingresado el viernes.

Una forma de recordarlo es a través de su amigo y discipulo Diego Santos.
Al pedirle que lo recuerde con alguna frase, Diego o El Santo (su nombre artístico) destaca una que le llamó siempre la atención: "La única misión del artista es hacerle creer al mundo la verdad de su mentira". Esa aseveración, dice Diego Santos, que lo marcó para toda la vida. A tal punto que hoy recorre el mismo camino del ilusionismo, aunque complementado con su profesión de periodista.
El Santo recuerda que fue un gran maestro y mejor persona.
Pese a contar con un solo brazo era un experto en el manejo de naipes y en realizar trucos de ilusión.

Debutó en Buenos Aires en la década del 60 en los teatros Tabarís y El Nacional. En la televisión participó del programa El show de Pinocho con Juan Carlos Mareco. En 1961, a través de los shows de TV estadounidense de Ed Sullivan y Johnny Carson, deslumbró a millones de televidentes.

A partir de 1962, comenzó a trabajar en Nueva York y paralelamente actuó en teatros y programas mexicanos. Paulatinamente, continuó conquistando todo el continente americano, hasta que en 1983 llegó a Europa, tras ser descubierto por maestros españoles Tamariz Martel, Arturo de Ascanio y Navaz, quienes le abrieron las puertas para los públicos europeos y asiáticos.

Además de las giras mundiales, también ha realizado seminarios, academias para especializados, conferencias. Publicó cinco libros de técnicas para especialistas en varios idiomas y un libro de anécdotas. En el cine participó en la película El oso rojo (2002).

"El gran simulador" fue una película documental que realizó Néstor Frenkel sobre la vida de René. En una entrevista, contó una "leyenda" sobre un encuentro entre Lavand y Copperfield, quien reservó toda la primera fila y fue al camarín a darle su reconocimiento. Cuando les propusieron entrevistarlos juntos, René contestó: "Este señor hace algo con lo que yo no tengo nada que ver; viaja con tres toneladas de equipaje, y yo viajo con un mazo en el bolsillo".