Región:
Mundo
Categoría:
Sociedad

Una imagen, mil palabras

El fotógrafo profesional es una elección de vida, es aquella persona cuyo único equipaje infaltable es su cámara y en más de una oportunidad, como ocurre en las zonas de conflictos armados, es también su única defensa

Una imagen vale más que mil palabras, por que el instante queda retenido en nuestra mente por el impácto y claridad que puede llegar a causar, pero saber que detrás de cada imagen hay una historia que merece ser contada es mucho más emocionante. Saber donde y cuando disparar es para el fotoreportero su código vital, más allá de ganar o no un reconocimiento el click lo hace por su instinto y en respuesta a lo que le dicta el corazón. Hoy en día, al igual que el periodismo convencional, se encuentra en una disputa frente a los generadores de información ocasionales o fortuitos que disponen de tecnología aceptable para retratar un hecho o situación que luego se replica. Pero el fotoreportero o fotografo profesional es una elección de vida, es aquella persona cuyo único equipaje infaltable es su camara y en más de una oportunidad, como ocurre en las zonas de conflictos armados, es también su única defensa. Es dominar la vigilia esperando que su instinto, su olfato y su oido le digan a su vista cuando es el momento justo en que una imagen valdrá más que mil palabras.

De Da Vinci a la actualidad.

La historia de la fotografía tiene sus inicios mucho antes de lo que la mayoría de nosotros podría imaginar. Según registros los primeros pasos de este arte se encuentran en 1521 cuando uno de los ayudantes de Leonardo Da Vinci comenzó a experimentar con sales de plata y sus propiedades fotosensibles. La tarea como hoy la conocemos inicio en 1826 cuando el científico francés Nícephore Niepce registra la primera fotografía “Vista desde la ventana de LeGras”.

Para 1888 los aportes de la casa Kodak dan el puntapié para la fotografía de aficionado. La aparición de una maquina con carga enrollable hacia posible transportarla dejando de lado las placas planas que hasta el momento se requerían. La primera Guerra Mundial trae consigo el foto periodismo y la posibilidad de contar lo que ocurre en un lugar con imágenes; se inicia la era de las revistas ilustradas.

Con un gran salto en el tiempo llegamos a 1990 cuando aparece la primera cámara digital, la tecnología aplicada a las fotos permite operar los registros hasta distorsionar la imagen, manipularla sin perder el realismo fotográfico.

1- La Guerra: El conflicto entre Israel y Palestina se remonta principio del siglo XX pero día tras día sorprende y renueva la crudeza con la que se vive en esa parte del mundo. 2- La Paz: el rabino Abraham Skorka y el religioso islámico Omar Abboud junto al papa Francisco. Un cristiano, un judío y un musulmán, unidos frente a los vestigios sagrados del Templo de Jerusalén 3- La lengua del genio: Espontáneade Einstein tomada por Arthur Sasse. 1951. 4- El rayo y el rayo: instante único retratado por Olivier Morin. 5- Los unos: El 17 de Octubre de 1945 Argentina presenciaba un acto de espontaneidad política que cambiaría el curso de nuestro país.
6- Los otros: La ecléctica y liberada Ellen DeGeneris lo hacia una vez más, en la entrega nro 86 de las estatuillas más preciadas por el cine daba un batacazo con gracia, naturalidad e ingenio.
7- La Bella: Cambio su color de cabello y su nombre, su fama explotó en una época donde la silicona no existía. La naturalidad de Norma Jeane Mortenson (Marilyn) ganó terreno dentro de los estudios de la Twentieth- Century Fox.
8- La Belleza: Si hay una portada mítica de la revista NationalGeographic sin duda es ésta. Steve Mc Curry realizó esta fotografía en 1984 dentro del campo de refugiados afganos Nasir Bagh, en Pakistán, durante la guerra de invasión soviética a la región.
9- El Amor: La Fe es lo último que se pierde y el amor debe ser propulsor de las acciones. La alegría de un marine estadounidense por el fin de Segunda Guerra Mundial (1945) perdura hasta nuestros días en esta foto icónica.

¿Cómo elegir una entre todas?

Podemos lograr descubriemientos no buscados de manera consciente en todo lo que nos rodea. En la fotografía periodística la curiosidad debe estar presente, estar siempre listos como los Boy Scouts, atentos al momento que sintetice, refleje y provoque en el otro algo. Apasiona lo diferente de cada día, no es un trabajo monótono, es algo diferente cada día, cada instante es único e irrepetible. Incluso cuando querés recrear o repetir una imagen en un estudio de fotografía, nunca es exactamente igual.

Momentos únicos, de eso está hecha la vida, los invitamos a ver en fotogalería las imágenes icónicas que perduran en la historia y otras que se suman a ella: