Región:
Mundo
Categoría:
Deportes

Brasil le ganó a Colombia y enfrentará a Alemania en semifinales

Con goles de sus centrales, Thiago Silva y David Luiz, el elenco de Scolari derrotó al equipo de Pekerman y sigue firme en su camino al título aunque no luzca en el juego. Neymar salió lesionado

A los seis minutos un corner de Neymar terminó en el primer gol que hizo Thiago Silva, que no tuvo problemas para marcar la apertura del marcador. Acusando recibo del golpe, en la réplica Cuadro pisó el área y exigió la buena respuesta de Julio César con un remate de media distancia.

A esa altura, todavía sin cumplirse el cuarto de hora, el partido por los cuartos de final se había vuelto de un ida y vuelta constante. Frenético. Hulk y Neymar se juntaron para una pared que dejó al musculo en posición de gol, no fue el segundo solo por la intervención de Ospina. Acto seguido James Rodríguez comandó una contra que puso contra las cuerdas a la defensa brasileña.

Pero ese fue solo el comienzo. En el resto de la etapa inicial no hubo un claro dominador, siguiero prestándose la pelota aunque sin generarle mayores complicaciones a los arqueros. Colombia aguantó, un poco a la deriva, la mínima diferencia. Del otro lado Brasil mostró su mejor cara en esta cita mundialista. Rápido para presionar la salida y recuperar, dinánmico con la pelota en los pies, las sociedades por los laterales se impusieron a las visitantes y desde allí llegaron los puntos más altos. Sin lucirse, los de amarillo encontraron un estilo que les sentó cómodo.

En el inicio del complemento el anfitrión le restó intensidad a su desempeño, pero ni aún así le dio espacios a James Rodríguez. Fernandinho lo persiguió siempre de cerca, y encima con la complicidad de un árbitro español - Carlos Velazco Carballo- que tuvo un pésimo desempeño.

Recién en el minuto 65, sin claridad, el equipo de Pekerman acarició la igualdad. Un tiro libre pateado por James cayó en el corazón del área para que Yepes después de una serie de rebotes la envíe al fondo de la red, pero la acción estaba invalidada por fuera de juego. Sin embargo, pese a la decepción que generó al instante, invitó a la ilusión. Ilusión que duró poco y nada.