Región:
Europa
Categoría:
Negocios

Toyota hace posible una movilidad urbana más flexible en Francia

La Capital de los Alpes, se convierte en Smart City con “Citélib by Ha:mo”, un innovador programa de vehículos compartidos 100% eléctricos

Se escucha hablar sobre la movilidad del futuro, las smart cities -ciudades inteligentes- y otras innovaciones pensadas para que las ciudades y el transporte urbano sean más agradables en los años venideros. Este sueño comienza a hacerse realidad en Grenoble, Francia, y su área metropolitana, convirtiéndose en la ciudad pionera de la movilidad del futuro.

Es lunes por la mañana. Sale de su casa a las 7:25 hs para ir al trabajo. Aún dormido, toma el tren hacia el centro de la ciudad: 20 minutos de viaje. Se baja y espera cinco minutos al colectivo para hacer trasbordo. Diez minutos después, el colectivo lo deja a cinco minutos de su oficina; son las 8:05 hs. Nuevamente ha llegado tarde a la reunión de las 8hs y ni siquiera ha tenido tiempo de tomarse un café. Entonces, los días que necesita más flexibilidad, va en auto. Maneja hasta la ciudad, pero eso significa que tiene que salir antes y sin embargo, no le garantiza llegar a tiempo por el tráfico y el tiempo necesario para encontrar donde estacionar. ¿No es una historia conocida?

Esta historia puede cambiar gracias al programa “Citélib by Ha:mo”. En octubre de este año, se ofrecerán 70 vehículos ultracompactos Toyota i-ROAD y COMS y alrededor de 30 estaciones de carga desarrolladas y gestionadas por Sodetrel, filial de EDF, durante un periodo de tres años, gracias a una alianza exclusiva entre la Ciudad y el Área metropolitana de Grenoble, la compañía energética francesa EDF, Toyota y Citélib, un operador local de vehículos compartidos.

En conexión con la infraestructura del sistema de transporte público, este nuevo programa de vehículos compartidos complementará a Citélib, el servicio actual de vehículos compartidos de la ciudad de Grenoble, y permitirá a los usuarios tomar uno de los pequeños autos eléctricos en un punto y dejarlo en otro. El proyecto también pretende fomentar la interconexión entre los distintos modos de transporte público (trenes y colectivos) y una nueva clase de movilidad personal, basada en vehículos compactos que no ocupan tanto espacio como un vehículo tradicional. Quienes se desplacen por el área metropolitana podrán recorrer en auto los primeros o últimos kilómetros de su viaje, ofreciendo mayor flexibilidad y ahorro de tiempo y recursos; además de reducir la congestión de tráfico y mejorar la calidad del aire en los centros urbanos.

A través de una aplicación puede visualizar los vehículos disponibles en su parada habitual. En apenas un click, puede hacer una reserva y pagar. Además, podrá ver el estado del tráfico y el transporte público, para poder planificar el mejor itinerario para ese día.

Toyota suministrará los 70 vehículos eléctricos ultracompactos empleados en el proyecto: el Toyota COMS (una plaza, 4 ruedas y un pequeño maletero detrás) y el Toyota i-ROAD (dos plazas, 3 ruedas con tecnología de inclinación activa “Active Lean”). Este último propone una forma totalmente nueva y divertida de conducir. Muy compacto, combina el manejo excepcional de una motocicleta con la comodidad y la estabilidad de un auto. Además, cuatro i-ROAD equivalen a la huella ecológica de un solo auto convencional.

Toyota está desarrollando asimismo un sistema de gestión de datos para la visualización y reserva de los vehículos. El sistema se integrará con el sistema informático de transporte existente en Grenoble para ofrecer planificación de rutas con distintos modos de transporte desde un smartphone. Citélib by Ha:mo es el segundo proyecto “Ha:mo” (abreviación de “movilidad armoniosa”) de Toyota, y el primero fuera de Japón.

“Este concepto encaja en nuestra visión global de la movilidad del futuro, que se fundamenta en cuatro pilares: seguridad, confort, facilidad de uso y ecología”, comentó Michel Gardel, Vicepresidente de Toyota Motor Europe. “Ha:mo fue diseñado para reducir el estrés provocado por los atascos de tráfico, las horas pico y la búsqueda de estacionamiento. También permite reducir la emisiones responsables de la mala calidad del aire en los centros urbanos”, añadió.