radio en vivo
2017-05-18 00:04 Política

El "Rusiagate" de Trump

América

De

Para

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.
Enviar noticiaImprimir noticia

Rumores sobre un impeachment acechan al Presidente de Estados Unidos. Acorralado por la prensa y la oposición, los miembros de su propio partido ya no pueden defenderlo del escándalo que conectaría a Rusia con las elecciones de 2016.

  • Trumpgate: El Presidente norteamericano en el ojo de la tormenta tras despedir a Jame Comey del FBI.
    Trumpgate: El Presidente norteamericano en el ojo de la tormenta tras despedir a Jame Comey del FBI.

El tamaño de la polémica no es una exageración, ya se habla de la mayor polémica en la Casa Blanca desde el Watergate. La situación cobró aceleración tras la orden que emitió el 10 de mayo el presidente Donald Trump: despedir al director del FBI, James Comey. Trump justificó su decisión a través de la red social twitter: pérdida de confianza, el mal manejo en su comparecencia en el juicio sobre los mails de Clinton, que no estaba haciendo las cosas bien, que no era capaz de dirigir "adecuadamente" el buró o que había perdido la confianza de sus subordinados dentro de la agencia. Por su decisión, Trump recibió duras críticas por parte de los demócratas, hablaron de inmediato de "obstrucción a la justicia" en incluso se llegó a calificar de "nixoniana" la decisión, en referencia a cuando, en 1973, el entonces presidente, Richard Nixon, destituyó al fiscal especial del caso Watergate. Los republicanos enmudecieron, no había manera de justificar el nuevo impulso de su presidente.

Comey no sólo era el director del FBI, sino que además estaba haciendo algo que a Trump está claro que no le gustaba: dirigir una investigación para determinar si los miembros de la campaña del presidente conspiraron con Rusia para influir en las elecciones presidenciales de 2016. Ninguna de las explicaciones de Trump cuadra con lo que parece haber pasado realmente. Los medios estadounidenses se ponen manos a la obra y empiezan a conocerse más datos sobre la relación del presidente y Comey. The New York Times es tajante en su editorial: "Comey ha sido despedido porque podía derribar a un presidente".

Y justo entonces saltan más bombas informativas: la investigación del FBI sobre Rusia se estaba acelerando. Comey estaba recibiendo actualizaciones diarias, no semanales, y días antes de su despido había solicitado más presupuesto para la investigación, según informaron tanto The New York Times como The Washington Post. Y paralelamente se va conociendo cómo la ira de Trump contra Comey cada vez aumentaba más y más: el presidente no soportaba que no respaldara sus acusaciones contra Barack Obama, y le recriminaba que se centrara tanto en Rusia.

Un día después del despido, el 11 de mayo, el director en funciones del FBI, Andrew McCabe, dice que "El director Comey gozaba de una amplio apoyo dentro del FBI y todavía lo tiene hoy en día", asegura McCabe en su comparecencia ante el Comité de Inteligencia del Senado, a la que hubiera tenido que asistir Comey si no hubiera sido despedido por Trump. McCabe dijo que sentía por Comey "un gran respeto" y fue "un gran privilegio" trabajar bajo sus órdenes.

Mientras la investigación avanza, el vicepresidente, Mike Pence, da la cara por justificando el despido de Comey, por lo que asegura que fue en el momento adecuado y que lo hizo "por recomendación de Justicia".  Trump condenó las filtraciones a los medios y formuló la citada petición a Comey según una fuente cercana al exdirector del FBI. La solicitud fue realizada en la misma conversación en la que le pidió que archivase la investigación de su asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, que renunció al cargo tras conocerse su relación con el embajador ruso en Washington. "Espero que puedas dejarlo pasar", dijo Trump a Comey, según un informe redactado tras el encuentro por el entonces director del FBI.

En puerta, una nueva polémica con Rusia: el presidente de Estados Unidos reveló información altamente clasificada al ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, y al embajador ruso, Sergei Kisliak, según confirmaron altos cargos al diario The Washington Post, que aseguran que esta comunicación podría poner en peligro una fuente clave de Inteligencia sobre Estado Islámico.

 

De

Para

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.
Enviar noticiaImprimir noticia
  • Banco Galicia
  • oficina taiwan
  • VESSEL EN INTERIORES
  • app diario ABC MUNDIAL
Moneda Compra Venta
Dolar ${dolar_c} ${dolar_v}
Euro ${euro_c} ${euro_v}
Real ${real_c} ${real_v}
  • Google Play
  • Graciela Cabal web
  • APP - Radio ABC