Region:
América
Category:
Política
Article type:
Enfoques

México elige presidente en medio de índices de violencia históricos

  • Tres candidatos llegan a la final para competir en las elecciones más importantes en la historia mexicana
    La campaña electoral que definirá al sucesor de Enrique Peña Nieto finaliza empañada por el asesinato de al menos 133 políticos. Tres candidatos llegan a la final para competir en las elecciones más importantes en la historia mexicana
Region:
América
Category:
Política
Article type:
Enfoques
Author/s:
By Enzo Moreira
Publication date:
Print article

Tres candidatos llegan a la final para competir en las elecciones más importantes en la historia mexicana. Este domingo, más de 83 millones de personas escogerán entre la alternancia en el poder de la derecha tradicional o la incursión de la izquierda que promete ser el cambio profundo que la sociedad reclama para el próximo sexenio.

La campaña electoral que definirá al sucesor de Enrique Peña Nieto finaliza empañada por el asesinato de al menos 133 políticos. La población llega a los comicios federales con un gran descontento sobre una elite política envuelta en innumerables casos de corrupción e impunidad y un dolor profundo causado por el repunte en los índices de violencia que sufre México. El nuevo presidente, además, tendrá la tarea de reducir los niveles de pobreza, el déficit fiscal, la deuda pública y salvar el agónico Tratado de Libre Comercio con Canadá y Estados Unidos.

Según las encuestas, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador (AMLO) lidera la intención de voto con 20 puntos por encima de su rival más cercano, Ricardo Anaya, del Partido Acción Nacional (PAN). En el tercer lugar aparece el candidato oficialista del Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade, y en el último, Jaime “El Bronco” Rodríguez Calderón. Pero la fuerza arrolladora con la que llega Morena al ejercicio cívico parece no quedarse sólo en el Poder Ejecutivo, según sondeos, Morena irrumpirá con fuerza en el Congreso donde podría lograr la mayoría absoluta. De cumplirse estos supuestos, además de una gran victoria de la izquierda, sería una estruendosa derrota de los partidos que se han repartido tradicionalmente el poder México, el PRI y el PAN, con más de 70 años de vida cada uno.

Además del presidente se elegirán ocho gobernadores, el jefe de Gobierno de la capital, 500 diputados, 128 senadores y casi 3.000 cargos públicos. Unos comicios precedidos por una violenta campaña electoral que augura el fin del sistema de los partidos políticos tradicionales y una más que probable recomposición de las élites. Y es que, tras el sexenio de Enrique Peña Nieto, marcado en un primer tramo por unas reformas esperanzadoras y claudicado, en el segundo, por flagrantes casos de corrupción (la Casa Blanca, la Estafa Maestra, gobernadores prófugos…), crímenes como la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa o una violencia que crece sin freno, ha propiciado que el hartazgo y el enojo sean los dos sentimientos más perceptibles entre los votantes. El rechazo a la gestión del actual presidente, casi de un 80%, es el partido o candidato con más adeptos.

Esta es la tercera oportunidad consecutiva en la que AMLO, de 64 años, busca la presidencia de México. El izquierdista ya había sido candidato en el 2006 y en el 2012. En la primera ocasión se proclamó “presidente legítimo”, después de no reconocer su derrota ante Felipe Calderón, quien lo aventajó por 243.934 votos. La llegada de Morena, apoyada en sectores variados como el campo y los universitarios o regiones antagónicas como el norte, industrial y desarrollado y el sur, rural e indígena, es uno de los fenómenos políticos en América Latina y, por tanto, seguida muy de cerca por la administración Trump desde Estados Unidos.