Region:
Argentina
Category:
Sociedad
Article type:
Opinión

Despenalización del aborto ¿Sí o No?

  • Especialistas consideran que no hay obstáculos constitucionales para la despenalización del aborto
    El egoísmo opaca una oportunidad para dejar atrás las grietas y demostrar que somos capaces de confrontar argumentos y vivir sin antagonismos. Especialistas consideran que no hay obstáculos constitucionales para la despenalización del aborto
Region:
Argentina
Category:
Sociedad
Article type:
Opinión
Author/s:
By Enzo Moreira
Publication date:
Print article

Tras dos meses de trabajo en Comisión, la Cámara de Diputados dará lugar éste miércoles al debate en recinto del dictamen que promueve la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo. 

Argentina atraviesa días claves para demostrar si es capaz de discutir actualizaciones necesarias para nuestra sociedad. El mundo ha cambiado al punto de convertirse en un lugar convulso y paradójico. En algunos aspectos avanza y en otros retrocede. Pero, lo cierto es que el mundo hoy debate, discute y pide que temas como igualdad, respeto y libertad sean concretos, realmente universales y palpables. Mientras, en nuestro país, el egoísmo opaca una oportunidad para dejar atrás las grietas y demostrar que somos capaces de confrontar argumentos y vivir sin antagonismos. De no abrir los ojos, dejaremos pasar una nueva oportunidad para crecer a través del diálogo y el intercambio en pos del bienestar general. Tras dos meses de trabajo en Comisión, la Cámara de Diputados dará lugar éste miércoles al debate en recinto del dictamen que promueve la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo. 

Nadie debe, ni puede, exigir a otra persona que abandone o cambie su creencia religiosa y/o sus convicciones humanistas. Pero en este caso parece haber ganado una vez más la descalificación, el enojo y la distancia por sobre la concordia, el entendimiento y la tolerancia. Quienes se aferran a su convicción espiritual para sostener su punto de vista en contra de la despenalización han mostrado falta de amplitud, comprensión y respeto hacia prójimo incurriendo en el uso de imágenes sagradas como centro de campañas junto al lema "Salvemos las dos vidas". De igual manera, aquellos acérrimos, y peor aún, aquellos que han recurrido al fanatismo para pedir la aprobación de esta Ley, deberían cimentar su discurso en las pruebas existentes que demuestran la situación actual y sobran para visibilizar un problema que debe ser abordado de manera sería y resuelto con una política integral. 

En febrero de 2016, por primera vez, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas condenó a un Estado, Perú, por no permitir la interrupción del embarazo a una joven de 17 años. Esta decisión implicó la declaración del aborto como un derecho humano, algo que diversas asociaciones a favor, tanto en Perú como en los países que aún castigan ésta práctica, han aplaudido como un paso adelante en el camino de legalizar el aborto. Esta declaración de la ONU no sorprende si se tienen en cuenta las recomendaciones de la organización a los Estados en las dos últimas décadas. Sin embargo, el "derecho al aborto" nunca se había expresado de manera categórica hasta ahora.   

Quizá, debiéramos dar atención a dos de los más recientes procesos que abordó la problemática. Por un lado Chile, que en febrero de 2016 promulgó la ley que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales. Y por otro lado Irlanda, un país donde el 78% de los ciudadanos se define como católico, que vio caer al reaccionismo religioso tras aprobar abrumadoramente el referéndum que dará curso a la reforma constitucional y despenaliza el aborto. 

En medio de tantos grises, es que deberíamos revisar algunas ideas con respecto a la democracia que quizá ayuden a clarificar el panorama y centrar la discusión: que la libertad y la igualdad son pilares fundamentales de este sistema político. La libertad en la democracia es sinónimo de autonomía, es decir, ausencia de coacción para expresar las propias decisiones. De igual manera, vale recordar, la libertad siempre va unida a la responsabilidad, así como los derechos con las obligaciones. En lo que respecta a la igualdad, se trata de que todas las personas somos iguales ante la ley; el Estado debe garantizar que no existirá ningún tipo de influencia en contra a las personas que posean diferencias económicas, físicas, intelectuales, ideológicas, creencias o religiones, edad, procedencia, etc. O sea que debe tener un mismo criterio para juzgar a todas las personas frente a un mismo hecho. Estos valores son indispensables para la supervivencia de una sociedad democrática, ya que se relacionan con el respeto por la dignidad humana, la vida, las diferencias, la libertad, el compartir responsabilidades, la justicia, la paz y el bien común. 

En resumen, este miércoles los diputados tendrán en sus manos la tarea de considerar si se debe dar respuesta al interés general, procurar el bienestar de los afectados directos y fijar pautas de manejo claras frente a las problemáticas que se desprenden de un problema vigente y actual; o el individualismo que busca sostener vetustos estándares frente al avance de sociedades jóvenes y cosmopolitas, basadas en el reconocimiento pleno de sus derechos civiles.