Region:
América
Category:
Política
Article type:
Enfoques

Elecciones en Colombia ¿Cuáles son los desafíos que afrontará el nuevo Presidente?

  • Inician las elecciones presidenciales en Colombia a las que más de 36,2 millones de ciudadanos están llamados a votar
    En caso de que ninguno de los candidatos obtenga el resultado necesario para gobernar, se celebrará una segunda vuelta el próximo 17 de junio. Inician las elecciones presidenciales en Colombia a las que más de 36,2 millones de ciudadanos están llamados a votar
Region:
América
Category:
Política
Article type:
Enfoques
Author/s:
By Enzo Moreira
Publication date:
Print article

A los comicios se presentan el candidato uribista, Iván Duque, favorito en todas las encuestas, seguido por el candidato izquierdista, Gustavo Petro, del movimiento Colombia Humana, el candidato de la centroizquierda, Sergio Fajardo, de la Coalición Colombia, el derechista y exvicepresidente Germán Vargas Lleras, del movimiento Mejor Vargas Lleras y el candidato del Partido Liberal, Humberto de la Calle.

En un país que ha tenido presidentes asesinados, presidentes de derecha y centro-derecha, 114 en total, y tiene expresidentes que se mantienen muy activos dentro del ámbito político, éste domingo se vive una nueva jornada electoral, pero con particularidades que moldearán el futuro social y económico de Colombia. ¿Qué ocurrirá con el Acuerdo de Paz alcanzado con las FARC y el diálogo con el ELN? ¿Cómo afrontará el conflicto migratorio venezolano? Quien gane ¿será capaz de mantener el ritmo económico?
En total, los cinco candidatos han expuesto sus propuestas, algunos más otros menos, a la sociedad en 17 debates. Ahora ha llegado el momento de resolver quién será el sucesor de Juan Manuel Santos, quién no tiene un delegado entre los aspirantes y deja su mandato con niveles de aprobación por debajo de los 20 puntos. Pero, que se ha dado el lujo de bailar al tener la confirmación éste sábado que Colombia es el primer país de Suramérica en ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), después de cinco años de gestión, justo el mismo día, uno antes de los comicios que lo removerán del Ejecutivo, que confirmó la adhesión como "socio global" de la OTAN.
La situación es que Santos no deja un lecho de rosas al próximo ocupante de la Casa de Nariño, el legatario deberá resolver cuestiones claves como avanzar o desechar el acuerdo de paz celebrado con la desmilitarizada guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). Pese al avance, la población civil continúa en medio de las disputas entre organizaciones armadas como las bandas criminales, el ELN (Ejército de Liberación Nacional) y las disidencias de las FARC.  Así lo demuestran las cifras del Registro Único de Víctimas (RUV) que, a diciembre de 2017, descubre que unas 56.000 personas resultaron afectadas por el conflicto armado. También, si bien se ve un descenso en los hechos violentos desde las negociaciones, existe evidencia que el posconflicto se ha sentido con menor intensidad en algunas regiones del país donde persisten convulsiones, como Nariño y Chocó. En resumen, el contrato con la guerrilla forma parte del debate.
El país ya habla de segunda vuelta, y es que ninguno de los dos candidatos que van al frente en las últimas encuestas llega al 50%. Iván Duque, candidato del Centro Democrático, partido de centro derecha con relevantes personajes de ultraderecha en sus filas, hombre apadrinado por el expresidente Álvaro Uribe el político más popular de Colombia y vigoroso crítico del proceso y los acuerdos sellados por Santos con las FARC, no ha ocultado su incomodidad frente al tema. En declaraciones, si bien se ha ocupado de alertar que no es partidario de "hacer trizas" lo pactado, ha dicho que hay asuntos que habría que "revisar". Duque lidera las encuestas con más del 40% de la intención de voto y recibió el apoyo del Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa y el también exmandatario Andrés Pastrana.
Le sigue en los sondeos Gustavo Petro, exguerrillero del M-19 y exalcalde de Bogotá, un político con trayectoria y de oratoria brillante pero siempre rodeado de polémica cuyo discurso está emparentado con el de Podemos en España. El candidato de la izquierda asusta a los empresarios y a la clase dirigente con sus promesas de gobierno populista. Si gana Petro, los acuerdos no están en peligro. Al contrario: al candidato de Colombia Humana le parece que la firma de la paz no ha traído los cambios que Colombia necesita para progresar y que es necesario llevar a cabo una reforma radical por la vía de las urnas. Es el segundo en las encuestas con cerca del 30% de la intención de voto y hace soñar a la izquierda colombiana con la posibilidad de ganar por primera vez la Presidencia, aspiración que ha encontrado la oposición de parte de la sociedad que no ve con buenos ojos su pasado guerrillero.
En el último semestre, Colombia se ha visto ocupada por una avalancha de venezolanos que tratan de huir del régimen de Maduro y de la escasez de alimentos y medicinas. Aunque recibe ayudas de la ONU y la Agencia de los refugiados, Colombia se ha visto desbordada por las cifras de personas que han llegado a su territorio. El próximo Presidente también tiene que buscar una solución a esta cuestión, quizás dentro del marco internacional, para frenar el flujo.
En términos económicos, el crecimiento del PIB en el primer trimestre de este año (2,2% anual) es alentador, porque sugiere un cambio de tendencia respecto del año pasado (1,8%). Aun así, una de las principales preocupaciones de los colombianos es erradicar la pobreza y garantizar unas condiciones de vida dignas. La brecha entre la población rica del país y los pobres, ha dejado cuasi desierto el tramo que debería ocupar una clase media estable que componga el tejido productivo de Colombia. El mismo Ejecutivo reconoce que el desempleo está en el 10,8%, una cifra muy alta para un país que tiene un subempleo cercano al 40%, según fuentes oficiales, y donde el salario mínimo apenas supera los 280 dólares. Una cantidad que puede resultar escasa para hacer la compra mensual en una nación donde la inflación pasa el 3% en abril de 2018 y donde los precios se asemejan a los de muchos países europeos.
Este domingo más de 36 millones de colombianos están llamados a las urnas para elegir al presidente y vicepresidente que gobernarán los próximos cuatro años, sin posibilidad de aspirar a un segundo mandato tras la reforma que ha hecho el Congreso de Colombia a la ley aprobada bajo gobierno de Uribe. Estas elecciones cuentan con 3000 observadores internacionales y 4000 funcionarios desplegados además de 5000 de la fiscalía y 185.000 miembros de las fuerzas armadas.
A título del presidente Juan Manuel Santos, el país será protagonista de las elecciones más "cruciales en la historia reciente del país". En busca de calma ante los precoces pronunciamientos de fraude, Santos aseguró que todas las instituciones del Estado se encuentran listas y preparadas para lo que llamó el gran desafío democrático, y ha hecho un llamado a la unidad nacional en torno a las instituciones democráticas.