Región:
Europa
Categoría:
Política

El G7 se reúne en Francia medio de tensiones políticas

  • El G7 se reúne en Francia medio de tensiones políticas
    Los incendios en la Amazonía y la guerra comercial entre China y Estados Unidos, son algunos de los temas centrales de la cumbre del G7 que se celebra en Biarritz, en el sur de Francia, entre el sábado y el lunes. El G7 se reúne en Francia medio de tensiones políticas

Los incendios en la Amazonía y la guerra comercial entre China y Estados Unidos, son algunos de los temas centrales de la cumbre del G7 que se celebra en Biarritz, en el sur de Francia, entre el sábado y el lunes.
El G7 atraviesa un difícil periodo. Este club de potencias liberales, cuya hegemonía contestan las nuevas potencias, está dividido, sobre todo desde que Donald Trump fue elegido presidente de Estados Unidos.

La cumbre del G7, que comienza hoy en Biarritz (Suroeste de Francia), se anuncia convulsa, con dirigentes situados en las antípodas sobre los desafíos mundiales y un gran despliegue policial frente a los opositores a la cumbre y el riesgo de disturbios.

El presidente francés, Emmanuel Macron, anfitrión este año de la tradicional recepción de las siete grandes potencias democráticas e industriales, deberá desplegar sus dotes diplomáticas para alinear a sus pares, entre la cena de apertura y la rueda de prensa final el lunes por la tarde.

Los incendios en la Amazonía y la guerra comercial entre China y Estados Unidos, son algunos de los temas centrales de la cumbre del G7 que se celebra en Biarritz, en el sur de Francia, entre el sábado y el lunes.

El G7 atraviesa un difícil periodo. Este club de potencias liberales, cuya hegemonía contestan las nuevas potencias, está dividido, sobre todo desde que Donald Trump fue elegido presidente de Estados Unidos.

¿Sabrá demostrar su eficacia con las grandes crisis actuales? El presidente francés, Emmanuel Macron, intentará demostrarlo invitando a otros países, como India, y deshaciéndose del comunicado final. "Más que negociar declaraciones, vamos a intentar avanzar en coaliciones" entre países con buena voluntad, explicó el mandatario.

Macron espera también evitar el fiasco de la última cumbre, en Canadá, cuando Trump retiró súbitamente su apoyo al comunicado final que acababa de concluir.

Esta es la primera cumbre internacional del nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, y se produce a solo unas semanas de la fecha prevista del Brexit, el 31 de octubre.

Sus declaraciones sobre el divorcio de Reino Unido con la Unión Europea se seguirán de cerca, sobre todo porque se reunirá con el presidente Trump, quien multiplica las declaraciones incendiarias contra Europa.

"Se que hay un rumor que dice que, con el encuentro con el presidente estadounidense, cambiaremos nuestra postura, pero no van a ver un cambio radical de nuestro enfoque", aseguró el viernes una fuente diplomática británica.

Los incendios en la Amazonía 

Los incendios que arrasan desde hace varios días la selva amazónica, el "pulmón del planeta" se impusieron en la agenda de la cumbre. Macron, Johnson y la canciller alemana, Angela Merkel, reprocharon su "inacción" al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, y decidieron abordar en la cumbre esta cuestión, que consideraron "una crisis internacional".

"Intentaremos movilizar a todo el mundo para recaudar fondos para reforestar lo más rápido posible", dijo Macron el viernes en una entrevista con el sitio web Konbini. El presidente francés, quien puso la agenda climática "en el centro de este G7", quiere obtener compromisos por parte de los líderes --incluido Trump, escéptico con el cambio climático-- de cara a la cumbre medioambiental de Naciones Unidas en septiembre.

Seguridad

Toda la región del País Vasco, y especialmente la localidad de Biarritz, que acoge el encuentro, están sometidas a fuertes medidas de seguridad, con la presencia de 13.200 policías y gendarmes, respaldados por el ejército.

El sábado está prevista una manifestación autorizada de opositores al G7, pero los responsables temen que se produzcan actos violentos, especialmente en la cercana ciudad de Bayona.

Los organizadores de la manifestación, prevista entre Hendaya y la ciudad española de Irún, esperan la asistencia de al menos 10.000 personas.

La crisis con Irán 

El presidente francés espera que sus pares den muestras de apaciguamiento respecto a la crisis con Irán, a fin de salvar el acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear de la República Islámica, denunciado por Estados Unidos y del que Teherán amenaza con ir desvinculándose.

Macron se reunió el viernes en París con el ministro de Relaciones Exteriores iraní, quien consideró que las cosas van "en la buena dirección".

La guerra comercial 

La cumbre, en la que participan los líderes de Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Canadá y Japón, estará también dominada por el recrudecimiento de la guerra comercial entre Washington y Pekín, que aumentaron recíprocamente sus aranceles.

"Debemos reequilibrar la relación comercial muy injusta" con China, escribió el viernes en Twitter el presidente Trump, quien respondió a los nuevos aranceles anunciados por Pekín a productos estadounidenses con más gravámenes a bienes chinos.

Donald Trump anunció el viernes nuevos aranceles a bienes chinos por un valor de 550.000 millones de dólares, después de que Pekín informara de su intención de imponer nuevos gravámenes a bienes importados de Estados Unidos por 75.000 millones de dólares.

Desde Irán al comercio, pasando por el Brexit, las fracturas se multiplican entre un presidente estadounidense, Donald Trump, imprevisible y ya en campaña para su reelección, un nuevo primer ministro británico provocador, Boris Johnson, y los otros cinco líderes (Francia, Alemania, Japón, Italia, Canadá).

Macron eliminó del menú la declaración final, presintiendo el peligro tras el giro inesperado de la precedente cumbre en Canadá, donde Trump rechazó firmar las conclusiones que sin embargo había aceptado.

Con lo que se vuelve a las discusiones informales, en el centro del G7 iniciado por el francés Valéry Giscard d'Estaing en 1975, tras la primera crisis del petróleo.

Cuarenta años después, los Siete están enfrentados por un multilateralismo debilitado, la emergencia de nuevas potencias como China o un nacionalismo en auge en las democracias occidentales.

Francia, decidida a erigirse como mediador, no pierde la esperanza de lograr obtener algunas concesiones de Trump sobre el programa nuclear iraní, cuestión espinosa que amenaza con incendiar Oriente Medio.

París intenta obtener un alivio de las sanciones estadounidenses sobre el petróleo iraní a cambio de que Irán vuelva a respetar plenamente el acuerdo, así como negociaciones con Teherán sobre su programa balístico y su influencia regional. Pero se anuncia complicado, después de que Trump reprochara a Macron hablar demasiado por Estados Unidos.

Trump fue duro igualmente con el tema de las tasas impuestas por Francia a los gigantes de internet, denunciando la estupidez de Macron en la materia y amenazando con represalias respecto al vino francés. Pero París no pierde la esperanza de obtener un acuerdo entre los Siete.

Francia pretende también presentar resultados concretos sobre algunos temas como la lucha contra las desigualdades.

Macron también pidió al G7 “hablar de la urgencia” del problema de los incendios en la Amazonía. La economía mundial, bajo la amenaza de recesión en un contexto de guerra comercial entre Estados Unidos y China, será igualmente foco de atención.

Durante tres días, los líderes mundiales se reunirán en el Hôtel du Palais, lejos de la sociedad civil a la que dicen escuchar, y en el elegante balneario de Biarritz.

Más de 13.000 policías y gendarmes serán desplegados en toda la región, donde una gran concentración de opositores a la cumbre hace temer disturbios el sábado desde Hendaya a Irún (España).

Fuente: AFP

The website encountered an unexpected error. Please try again later.