Región:
Europa
Categoría:
Sociedad

El "Open Arms" entra en aguas italianas pero los guardacostas le impiden atracar en Lampedusa

  • El "Open Arms" entra en aguas italianas pero los guardacostas le impiden atracar en Lampedusa
    La ministra de Defensa italiana se enfrenta a la prohibición de Salvini y respalda la entrada del barco por "humanidad" El "Open Arms" entra en aguas italianas pero los guardacostas le impiden atracar en Lampedusa

Patrulleros italianos impiden que el barco Open Arms, que lleva a bordo a 147 migrantes rescatados en altamar, amarre en el puerto italiano de Lampedusa. El jefe de misión en Italia de la propietaria del barco, la ONG española Proactiva Open Arms, Ricardo Gatti, ha confirmado en una entrevista en la cadena SER que el Open Arms no ha llegado aún a puerto y que permanece a cinco millas de la costa, cerca de la zona de Cala Francese.

La ministra de Defensa italiana se enfrenta a la prohibición de Salvini y respalda la entrada del barco por "humanidad"

Patrulleros italianos impiden que el barco Open Arms, que lleva a bordo a 147 migrantes rescatados en altamar, amarre en el puerto italiano de Lampedusa. El jefe de misión en Italia de la propietaria del barco, la ONG española Proactiva Open Arms, Ricardo Gatti, ha confirmado en una entrevista en la cadena SER que el Open Arms no ha llegado aún a puerto y que permanece a cinco millas de la costa, cerca de la zona de Cala Francese. Según recoge el diario La Repubblica, patrulleros de la Guardia di Finanza y de la Capitanía de Puerto están monitoreando los movimientos del barco, que en las últimas horas recibe el apoyo del velero Astral, propiedad también de la ONG.

"Acabo de hablar [con el capitán del Open Arms] y no se les ha dado permiso para llegar al puerto de Lampedusa. Hay confusión sobre lo que se les permite hacer", ha afirmado Gatti, que ha denunciado que los guardacostas "han acosado" a la nave, a pesar de que, dice, su tripulación les ha informado de que un tribunal les permite el acceso al puerto. Se refiere a la medida cautelar impuesta por un juez administrativo, que deja sin efecto el veto a que el barco entre en Italia del vicepresidente del Gobierno italiano y ministro del Interior, Matteo Salvini.
Salvini ha insistido la pasada madrugada en que ha firmado una "nueva prohibición" para impedir la entrada de barco. También de madrugada, la ONG publicaba en Twitter su entrada en aguas italianas "con la autorización de la autoridad". "El decreto de Salvini ha dejado de estar en vigor a pesar de sus nuevas amenazas. No tenemos aún permiso para acceder a puerto. Una noche larga, pero el fin está cerca", ha difundido la organización. 

El desembarco en Italia del barco, en el que permanecen los migrantes 14 días después de su rescate en altamar, ha abierto una brecha en el maltrecho Gobierno italiano que comparten la Liga Norte, a la que pertenece Salvini, y el Movimiento 5 Estrellas (M5S). La vicepresidenta del Consejo de Ministros y titular de Defensa, Elisabetta Trenta, del M5S, se ha negado a firmar la prohibición de su compañero de Ejecutivo. "No firmo [el decreto] en nombre de la humanidad", ha difundido en un comunicado, al tiempo que ha alertado de que la negativa de Salvini puede infringir la ley: "El incumplimiento de la decisión del juez administrativo podría constituir una violación de las leyes penales". 

Trenta ha apelado a su "conciencia" para negarse a corroborar el veto de Salvini. "Tomé esta decisión motivada por razones legales sólidas tras escuchar a mi conciencia", ha declarado. "No debemos olvidar nunca que detrás de las controversias de estos días hay niños y jóvenes que han sufrido violencia y abusos de todo tipo. La política no puede perder nunca la humanidad". 

Salvini ha censurado en Twitter la oposición de Trenta. "Humanidad no significa ayudar a los traficantes y las ONG. Y es gracias a este presunto concepto de 'humanidad' que en los años del gobierno del PD [Partido Demócrata, formación de centro-izquierda] se convirtió en el campo de refugiados de Europa", ha dejado escrito en la red social. "Para mí, humanidad significa invertir seriamente en África, y no, desde luego, abrir los puertos italianos", ha añadido.

El ministro del Interior reconoce la crisis que se ha producido en el seno del Ejecutivo: "En torno a la prohibición de desembarco del Open Arms estamos solos contra todos. Contra las ONG, los tribunales, Europa y los ministros miedosos", ha afirmado. En clave electoral, ha añadido: "Con el PD en el poder, la inmigración en masa se hará realidad". 

España ha cambiado su postura, reticente en principio a acoger a los inmigrantes, y asumirá finalmente una parte de los extranjeros del Open Arms una vez prospere el esquema europeo que lleva fraguándose desde principios de semana. España se resistía a la acogida, argumentando que las costas españolas ya afrontan suficiente presión con las llegadas desde Marruecos. Ese cambio de postura obedece a la precaria situación que se vive en el barco. También Francia y Alemania han admitido estar en contacto con las instituciones comunitarias para solventar la crisis.

Fuente: AFP- EFE- El País