Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad

Argentina y su nuevo marco legal para las apuestas deportivas

  • Argentina y su nuevo marco legal para las apuestas deportivas
    Los responsables de la legislación en Buenos Aires, dieron un marco legal al sector del juego a través de los 34 votos positivos de la asamblea Argentina y su nuevo marco legal para las apuestas deportivas

Los responsables de la legislación en Buenos Aires, dieron un marco legal al sector del juego a través de los 34 votos positivos de la asamblea. Con lo que las empresas de apuestas deportivas o de otra índole online que deseen establecerse en la ciudad porteña, deberán solicitar sus correspondientes licencias al órgano competente. En este caso, a la Lobta (Lotería de la Ciudad).

El sector de las apuestas y de los juegos de azar interactivos crece a un ritmo vertiginoso a nivel mundial. Este fenómeno incontestable de los últimos años, no deja ningún territorio al margen, debiendo adaptar cada uno de ellos su marco legal para poder acoger este tipo de actividad de una manera clara y nítida, así como facilitar a las empresas que quieran dedicarse a esta actividad los requisitos para poder introducir su marca en el país en cuestión. Todo ello, es lo que ha sucedido recientemente en Argentina, y más concretamente en su capital.

Los responsables de la legislación en Buenos Aires, dieron un marco legal al sector del juego a través de los 34 votos positivos de la asamblea. Con lo que las empresas de apuestas deportivas o de otra índole online que deseen establecerse en la ciudad porteña, deberán solicitar sus correspondientes licencias al órgano competente. En este caso, a la Lobta (Lotería de la Ciudad).

Con este nuevo paso, las autoridades porteñas buscan legalizar una actividad dentro de sus dominios que genera un gran movimiento de dinero, y que puede reportar casi una cuarta parte de lo gastado por los diferentes usuarios, a la Administración Pública. Como resultado de esta actuación, poder utilizar ese dinero para realizar políticas sociales que beneficien a la gran parte de su población. 

Cabe resaltar la especialidad importancia que tienen las apuestas deportivas en la actualidad. Por ello, y promoviendo todas actividades de ocio de manera legal, se permitirá ganar algo de dinero a los diferentes usuarios en disciplinas como boxeo, fútbol, tenis o carreras de caballos. Se abre un nuevo tiempo en Buenos Aires en relación a todas estas nuevas formas de apostar, las cuales se unirán a otros tipos ya implantado como el póker, la ruleta o el blackjack. 

En la capital de la nación habrá diferencias con respecto a la legislación general del país. En la ciudad se darán permisos de explotación por un lustro a las diferentes empresas interesadas, debiendo presentar un plan de actuación si quieren realizar campañas publicitarias para dar a conocer sus campañas, promociones, o que su marca llegue a un número mayor de potenciales usuarios.

Una de las premisas básicas que buscan todos los agentes involucrados en este sector económico, como ya ocurre en el casino online JackpotCity y en los otros operadores de juego activos en Argentina, es el denominado juego responsable.

 Este objetivo está marcado como vital, a la hora de que este ámbito ocio siga gozando de buena salud, alejando las malas prácticas que puedan causar un perjuicio irreparable a ojos del gran público.

Se excluirá de la posibilidad de apostar a aquellas personas que puedan tener un conocimiento privilegiado en el resultado en cuestión, al ser parte de la actividad deportiva analizada. Es decir, jugadores, árbitros, directivos, o empleados públicos quedarán excluidos de poder realizar cualquier apuesta, a fin de dejar a las claras la pulcritud de toda esta actividad.

Si fueran pocas todas estas medidas, y buscando lo mejor para cada usuario, se exigirá por parte de las empresas dedicadas a las apuestas, dar la posibilidad de autolimitarse en el gasto mensual, o fijar un número de accesos máximos a este tipo de plataformas interactivas por parte de cada persona registrada en su base de datos.