Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad

4 de Julio: La Embajada de EE.UU. celebró el 243º aniversario de su independencia

  • 4 de Julio: La Embajada de EE.UU. celebró el 243º aniversario de su independencia
    “Vemos en Argentina un par, un socio igualitario con el que compartimos ideas e intereses. Me animo a decir sin reservas que esta relación nunca ha sido más fuerte que hoy” 4 de Julio: La Embajada de EE.UU. celebró el 243º aniversario de su independencia


El embajador Edward Prado y su esposa oficiaron de anfitriones, ante nutrida presencia de funcionarios, economistas, empresarios, jueces y periodistas.

La Embajada de Estados Unidos celebró hoy el 243º aniversario de la Declaración de la Independencia con una concurrida recepción en el Palacio Bosch. La ceremonia fue encabezada por el embajador Edward C. Prado.

Tras agradecer la presencia de los invitados en su discurso, el embajador Prado destacó la amplia agenda bilateral. “Vemos en Argentina un par, un socio igualitario con el que compartimos ideas e intereses. Me animo a decir sin reservas que esta relación nunca ha sido más fuerte que hoy”, dijo.

“Nuestros valores compartidos han hecho posible la cooperación en materia de democracia, derechos humanos, seguridad, comercio, inversión e intercambios educativos y culturales. Colaboramos en muchos niveles, desde satélites hasta el desarrollo de Vaca Muerta. Y estamos unidos por la amistad. Uno de cada cuarenta y cuatro argentinos nos visitó el año pasado. Y quinientos mil estadounidenses vinieron a Argentina”, indicó el embajador, quien además recordó que “Estados Unidos sigue siendo el principal inversor extranjero” en Argentina.

En esta oportunidad, la temática de la celebración fue del estado de Texas y el Palacio Bosch fue ambientado con salas alusivas. Se ofreció comida típica de la región y hubo shows de música en vivo.

Dirigentes políticos, funcionarios, diplomáticos, artistas, académicos, empresarios, periodistas, miembros de las fuerzas armadas y destacadas personalidades de distintos ámbitos de la sociedad participaron de este aniversario de la independencia estadounidense.

 Prado se refirió de la coyuntura argentina: "Yo sé que son tiempos difíciles, pero la economía (argentina) tiene que mejorar y nosotros tenemos fe que Argentina puede avanzar y llegar a ser el gran país que debe ser, uno con influencia en todo el mundo". Para sorpresa de los periodistas, Prado se apartó un poco de las declaraciones protocolares que suele tener un embajador llegado hace poco al país, graficando a qué se refería con "tiempos difíciles".

Palabras del Embajador Prado

María y yo les damos una cálida bienvenida al Rancho Bosch. Espero que estén pasando un buen momento, en un ambiente más informal, con jeans, buena música, parrillada, y por supuesto, buenos amigos. Así celebramos el día de la independencia en Estados Unidos y en el estado de Texas. Este jueves, en todo mi país, estarán celebrando el aniversario 243 de la independencia con amigos y familia, con picnics y parrilladas, muy parecido a un asado argentino. Realmente somos muy parecidos en muchos aspectos. La diferencia es que por supuesto Uds. acompañan la carne con vino y nosotros con cerveza.

Además de la lucha por la independencia de Estados Unidos que celebramos el 4 de julio, Texas fue el escenario de algunas de las luchas más dramáticas por su libertad como República unos 60 años después de la independencia de nuestro país.

A sólo unos pasos del tribunal donde era juez en San Antonio, hay una sencilla construcción de adobe, desgastada por el tiempo. Después de casi 200 años, esa modesta fortaleza conocida como El Álamo sigue siendo la prueba viviente del precio que pagamos por nuestra libertad.

Casi en la misma época en que los argentinos peleaban por lograr su independencia de España,Texas luchaba por separase de México. En 1832, un grupo de tejanos que combatía por la libertad ocupó El Álamo para defenderlo.

Eran voluntarios, no soldados; un grupo variado que sabía que era muy difícil derrotar al ejército mexicano. Aunque las fuerzas mexicanas los superaban en cantidad, los 187 defensores de El Álamo resistieron durante trece días antes de caer ante el ejército mexicano. Decidieron morir peleando por la independencia y democracia antes que rendirse. El heroísmo de estos hombres inspiró a muchos. Esos rebeldes texanos no murieron en vano, los que luchan por la paz nunca lo hacen. Como argentinos, ustedes saben lo que esto significa tanto como nosotros. Nuestras historias comparten la lucha por la libertad. Tal como declara el himno nacional argentino, los texanos también juraron morir con gloria para proteger el sueño de la democracia y libertad que nos guía, nos inspira y nos hace luchar para ser mejores.

La misma pasión por la libertad que veo en el abrazo abierto de la Estatua de la Libertad la veo en el cálido recibimiento que el pueblo argentino ha dado a los venezolanos que huyen de una dictadura cruel. Estos principios unen a nuestras dos naciones en una estrecha colaboración.
Vemos en Argentina un par, un socio igualitario con el que compartimos ideas e intereses. Me animo a decir sin reservas que esta relación nunca ha sido más fuerte que hoy.

Los desafíos económicos de este último año no han cambiado una cosa: Estados Unidos sigue siendo el principal inversor extranjero en la Argentina. No nos vamos a ningún lado. Más de 300 empresas estadounidenses, algunas de las cuales están hoy acá, operan en el país. El tercer gran mercado para las exportaciones de Argentina es Estados Unidos. Y el comercio sigue creciendo.
Nuestra relación con Argentina va más allá de lo económico. Nuestros valores compartidos han hecho posible la cooperación en materia de democracia, derechos humanos, seguridad, comercio, inversión e intercambios educativos y culturales. Colaboramos en muchos niveles, desde satélites hasta el desarrollo de Vaca Muerta. Y estamos unidos por la amistad. Un millón de argentinos; es decir, uno de cada cuarenta y cuatro, nos visitaron el año pasado. Y quinientos mil estadounidenses vinieron a Argentina. Como el dulce de leche y el brownie, la combinación es perfecta.
Cada uno de nuestros cincuenta estados tiene un lema, algunos son complicados y otros poéticos. El de Texas es solo una palabra: amistad. Como se dice, un amigo entiende tu pasado y cree en tu futuro. Unidos por la misma pasión por la libertad que celebramos hoy, entendemos la historia del otro. Hablo por toda la misión que represento cuando digo que Argentina es una gran nación y que creemos mucho en su futuro y en la fuerte relación que tenemos. ¡Feliz Día de la Independencia! 

The website encountered an unexpected error. Please try again later.