Región:
Europa
Categoría:
Política

España: Sánchez y Casado pactan en La Moncloa abrir un diálogo sobre Cataluña

  • Sánchez y Casado pactan en La Moncloa abrir un diálogo sobre Cataluña
    Casado explicó que el PP no facilitará con su abstención la investidura de Sánchez Sánchez y Casado pactan en La Moncloa abrir un diálogo sobre Cataluña

Casado explicó que el PP no facilitará con su abstención la investidura de Sánchez, pero invitó a Ciudadanos a hacerlo para evitar que el Gobierno de España dependa de los independentistas.

El líder del PP invita a Ciudadanos a abstenerse para facilitar la investidura del nuevo Gobierno.

El encuentro en La Moncloa entre el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, ha concluido con la reapertura de la relación entre ellos -inexistente en los últimos meses- y el propósito, todavía muy poco concreto de alcanzar pactos en temas que puedan considerarse de Estado. Algo más de hora y medio de reunión, la mitad del tiempo que mantuvieron en su anterior y única cita en agosto pasado, pero mucho más fructífera.

En una nota enviada a los medios de comunicación el Ejecutivo ha calificado la reunión de "cordial, afable y fluida". "Se trataba de una toma de contacto para normalizar las relaciones y se ha conseguido", destacan. Se han abordado, según el Gobierno, cuestiones como el futuro de las pensiones y el Pacto de Toledo, el impulso de la ciencia y la transición ecológica. Temas de Estado, apuntan, en los que "siempre se buscará una relación constante". También se ha abordado temas como la situación territorial y Cataluña, una materia sobre la que se ha decidido "mantener una comunicación permanente".

Casado ha comparecido en Moncloa aunque su versión de la reunión es menos satisfactoria que la del Ejecutivo. Coinciden en lo esencial -se recupera la interlocución con la vista puesta en posibles pactos- siempre, ha matizado el dirigente popular, que el Gobierno no dependa de los independentistas. Esta es la raya roja para el restablecimiento de las relaciones entre PP y PSOE, muy dañadas desde que Casado alcanzó la presidencia del partido. Si Sánchez logra los votos, sin ningún tipo de acuerdo o cesión al separatismo catalán, Casado se abre a futuros pactos en los temas citados por Moncloa y la política exterior y de seguridad. Sobre Cataluña el presidente del PP no ha sido muy explícito ni sobre su planteamiento ni sobre el de Sánchez pero sí ha demandado al Ejecutivo que ejerza un control exhaustivo de la acción de la Generalitat ya que no puede ejecutar su promesa de un nuevo 155, que iba a ser su primera medida en caso de llegar al Gobierno.

Aunque su conversación con el dirigente socialista no ha tratado sobre los votos para su investidura, Casado ha dejado muy claro que su partido ni la "facilitará" ni se abstendrá, a pesar de que a los socialistas les falta un voto para armar una mayoría absoluta que les permita no depender de las formaciones independentistas. En ese sentido, ha deslizado que se abstenga Ciudadanos que ya, ha dicho, se ha aliado en otros momentos con el PSOE: "Hay otras sumas, otros partidos con lo que Sánchez ya ha pactado anteriormente, es el caso de Cs". De hecho Albert Rivera llegó a firmar en 2016 un acuerdo de investidura con Sánchez que finalmente naufragó por la oposición de Pablo Iglesias. Casado ha venido a decir que si esto se volviera a repetir el no haría sangre pero se trata de un mensaje meramente electoral, incardinado en la lucha que mantiene con Cs por el voto del centroderecha a sólo unos días que comience la campaña de las elecciones autonómicas y municipales.

El dirigente popular ha trasmitido a Sánchez su discrepancia con la subida de impuestos que plantea para los próximos años y ha reclamado que el Gobierno otorgue al opositor venezolano, Leopoldo López, refugiado en la Embajada Española en Caracas, "libertad para hacer su labor frente a dictador de Nicolás Maduro", tras la negativa del ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, de que pueda seguir desplegando esta tarea.

Pablo Casado ha adelantado a Sánchez, que ejercerá una oposición "fuerte" pero "responsable". Este último adjetivo es el que apunta a la posibilidad de un entendimiento entre los dos principales partidos españoles. Casado sostiene que "más allá de las discrepancias" es necesario un "tono constructivo" y que los asuntos de Estado requieren el "concurso" de los dos grandes partidos.

Incluso está previsto que en las próximas semanas haya conversaciones sobre la composición de la Mesa del Congreso, a pesar de que lo normal sería que el PSOE busque formar una mayoría con sus virtuales socios de investidura: Podemos, PNV, Compromís, Coalición Canaria y Partido Regionalista Cántabro. Casado ha asegurado que lo mejor para España es que se puedan llegar a acuerdos con partidos que respeten la unidad nacional. Un reproche directo al PNV porque, ha indicado, "el nacionalismo no quiere la igualdad entre los españoles". En este sentido ha vuelto a alentar la posibilidad de que se abstenga Ciudadanos.

The website encountered an unexpected error. Please try again later.