Región:
Europa
Categoría:
Política

Theresa May rechazó otro referéndum y confía que el Parlamento votará el Brexit en enero

  • Brexit: Theresa May rechazó otro referéndum
    Después de que un 52% de británicos votase por salir de la Unión Europea en el referéndum de 2016, el país debe abandonar el bloque el 29 de marzo. Brexit: Theresa May rechazó otro referéndum

Theresa May está decidida a seguir adelante con su acuerdo de Brexit pese a la hostilidad del Parlamento. Aseguró que la celebración de un segundo referéndum causaría un “daño irreparable” a la legitimidad política. Y anunció para el 14 de enero la fecha de votación para aprobar o rechazar el acuerdo alcanzado con la Unión Europea.

La premier británica busca ganar tiempo para convencer a los legisladores que apoyen el texto acordado con la Unión Europea.

La primera ministra británica, Theresa May, decidida a seguir adelante con su acuerdo de Brexit pese a la hostilidad del Parlamento, aseguró este lunes ante los diputados que la celebración de un segundo referéndum causaría un “daño irreparable” a la legitimidad política. Y anunció para el 14 de enero la fecha de votación para aprobar o rechazar el acuerdo alcanzado con la Unión Europea.

“No rompamos la confianza del pueblo británico organizando otro referéndum” sobre el Brexit, dijo ante la Cámara de los Comunes durante una comparecencia destinada a informar del resultado de la cumbre europea de la semana pasada. Una nueva consulta popular “provocaría un daño irreparable a la integridad de nuestra política” y “diría a los millones de personas que confiaron en la democracia que la democracia no cumple”, aseguró.

Esta es la respuesta de May al creciente impulso que está ganando la idea de una segunda consulta popular, ante el amplio rechazo parlamentario al acuerdo que selló con Bruselas en noviembre.

Después de que un 52% de británicos votase por salir de la Unión Europea en el referéndum de 2016, el país debe abandonar el bloque el 29 de marzo.

La Cámara de los Comunes tenía que votar el 11 de diciembre el texto alcanzado tras 17 meses de difíciles negociaciones. Pero ante la evidencia de que sería rechazado, May decidió aplazar la sesión hasta el 14 de enero y volver a discutir con los líderes europeos.