Región:
Mundo
Categoría:
Política

G20: Expectativa por el encuentro que mantendrán Trump y Xi Jinping

  • Expectativa por el encuentro que mantendrán Trump y Xi Jinping
    "Si podemos llegar a un acuerdo, sería bueno. Pienso que ellos lo quieren y a nosotros nos gustaría", dijo el presidente de EEUU en el marco de la cumbre del G20 Expectativa por el encuentro que mantendrán Trump y Xi Jinping

Donald Trump dijo que percibe "buenas señales" para resolver la guerra comercial entre EEUU y China

"Si podemos llegar a un acuerdo, sería bueno. Pienso que ellos lo quieren y a nosotros nos gustaría", dijo el presidente de EEUU en el marco de la cumbre del G20 
"Hay buenas señales. Veremos qué ocurre", dijo Trump en Buenos Aires en donde asiste a la Cumbre del G20 y tiene agendada una cena con Xi para el sábado.
"Si podemos llegar a un acuerdo, sería bueno. Pienso que ellos lo quieren y a nosotros nos gustaría", dijo.

La cena que mantendrán los presidentes de los Estados Unidos, Donald Trump, y de China, Xi Jinping concentra toda la atención de los mercados y su resultado probablemente será lo que distinga esta reunión del G20 en Buenos Aires, según evalúan fuentes diplomáticas.
Es que este encuentro podría definir la suerte de la economía global, se especula, tras el comienzo de la guerra comercial desatada en la pasada primavera del hemisferio norte, entre las primera y segunda economías del mundo.
En septiembre, Estados Unidos aplicó un arancel 10% sobre importaciones por 200 mil millones provenientes del gigante asiático, equivalentes a algo menos mitad del total de las compras norteamericanas. En represalia, China replicó impuso gravámenes sobre 110.000 millones de los productos que importa desde los Estados Unidos.

Trump argumenta que los estadounidenses tienen las mayores posibilidades de ganar ya que el intercambio es deficitario para los Estados Unidos en unos 370 mil millones de dólares. Así, Estados Unidos amenaza con que, si no se llega a un acuerdo, los aranceles podrían no sólo aumentar al 25% a la totalidad de 500.000 millones de dólares que China exporta a los EE.UU.
Sin embargo, los estudios de la Organización Mundial del Comercio arrojan que, en el marco de una guerra comercial, todos son perdedores. Un reciente documento sostiene que una oleada proteccionista que elevara los aranceles a la altura de la década de los 90, tendría un impacto muy negativo sobre la economía mundial.
No es necesario ir tan lejos para sentir los efectos. Por la pelea comercial el crecimiento de China para el año próximo podría perder hasta un punto de su crecimiento –actualmente la economía de este país se expande a algo más de 6%), enfriamiento que tendría un impacto sobre la economía mundial. Es más, en lo inmediato, los productores argentinos de soja muestras que la cotización de este producto oscila en función de una mayor o menor expectativa de un acuerdo, dado que China es el principal demandante y los EE.UU. uno de los principales vendedores.

El enfrentamiento entre los Estados Unidos y China esconde una disputa por el liderazgo tecnológico. El semanario The Economist lo refleja en su última portada, al hacer referencia al “Chip wars” es decir la guerra entre los Estados Unidos y China por el manejo de la tecnología de los semiconductores.
Los Estados Unidos se encuentran a la vanguardia de la tecnología, en campos como la inteligencia artificial o los semiconductores – la base de la economía digital -, pero se sienten agredidos por lo que consideran prácticas “desleales” por parte de China. En particular, censuran las presiones de las autoridades china sobre las empresas norteamericanas para realizar transferencias tecnológicas “forzadas”, o, peor aún, cuando –sostienen- los chinos directamente “roban” conocimiento amparado bajo leyes de propiedad intelectual.
China, por su parte, se encuentra embarcada en un ambicioso programa de desarrollo tecnológico. Cuatro años atrás anunció que destinará 150.000 millones de dólares al desarrollo de su industria semiconductores y convoco sus grandes jugadores, como Alibaba y Huawei, para que contribuyan al proyecto “Made in China”.
Tanto China como los Estados Unidos tienen como prioridad la carrera tecnológica, ya que entienden que de ella depende tanto el desarrollo económico como la seguridad nacional. Y más aún cuando no se sabe qué pueden deparar los saltos tecnológicos en el futuro, como, por ejemplo, la computación cuántica. Por esta cuestión esencial es que no es fácil un entendimiento entre Trump y Xi.
Sin embargo, en materia de comercial internacional Buenos Aires en el marco del G20 fue testigo de la firma del nuevo acuerdo entre Estados Unidos, Canadá y México que reemplazará al Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Para Trump el acuerdo beneficiará a la "gente trabajadora" de Estados Unidos. Cabe recordar que el mandatario norteamericano estaba en desacuerdo con el 
Mientras tanto, el Gobierno argentino se encuentra abocado a lograr un documento final del encuentro del G20 que constituya un aspecto distintivo de la reunión realizada en Buenos Aires. Sin embargo, la experiencia demuestra que, salvo en casos de extrema gravedad, los comunicados finales no son mucho más que expresiones de buenos deseos.
En ese sentido, la cumbre del G20 del 2009, en el marco de la crisis financiera global, fue capaz de generar resultados concretos cuando los líderes del mundo dispusieron un programa de 1,1 billones de dólares de apoyo para restaurar el crédito, el crecimiento y el empleo en la econo