Región:
Mundo
Categoría:
Tecnología

La NASA se prepara para completar una nueva misión a Marte

  • Después de un viaje de más de seis meses y 485 millones de kilómetros, el robot deberá posarse de una sola pieza en una zona plana del planeta
    Unos 3 minutos y medio después de que la sonda impacte la atmósfera, se abrirá un paracaídas, haciendo aún más lenta la caída de la sonda. Quince segundos después, explosivos volarán el escudo térmico Después de un viaje de más de seis meses y 485 millones de kilómetros, el robot deberá posarse de una sola pieza en una zona plana del planeta

La nave InSight de la NASA tratará de aterrizar en Marte.
La nave se enfrenta hoy a siete minutos de terror en Marte, ya que deberá pasar de casi 20.000 kilómetros por hora a cero suavemente y de una sola pieza.

Los ingenieros de la NASA repetirán esta noche la experiencia de vivir siete minutos de terror en Marte. Eso es lo que tardó el rover Curiosity en aterrizar en agosto de 2012 y eso es lo que le llevará a la misión Insight. Después de un viaje de más de seis meses y 485 millones de kilómetros, el robot deberá posarse de una sola pieza en una zona plana del planeta, lo que implica un peligroso y complicadísimo conjunto de maniobras en las que pasará de una velocidad vertiginosa de unos 20.000 kilómetros por hora a cero. Cualquier pequeño error, la más mínima imprecisión, puede dar al traste con una misión fundamental en la carrera para la conquista del cuarto mundo del Sistema Solar. Una vez consiga posarse sobre el terreno, el artefacto del tamaño de un piano analizará las entrañas del planeta y buscará la presencia de "martemotos", terremotos marcianos.

Unos 3 minutos y medio después de que la sonda impacte la atmósfera, se abrirá un paracaídas, haciendo aún más lenta la caída de la sonda. Quince segundos después, explosivos volarán el escudo térmico, dejando ver la verdadera sonda InSight oculta en el interior. Diez segundos después de que el escudo térmico se desprenda, la sonda extenderá sus patas, muy similar a como un avión extiende sus ruedas antes de aterrizar.

La sonda caerá durante otros dos minutos sujeta al paracaídas y protegida por su cubierta de forma cónica. Unos 45 segundos antes del aterrizaje de InSight, se soltará de la cubierta y caerá hacia la superficie. Tan pronto como deje la cubierta, sus cohetes de aterrizaje se encenderán.

La sonda InSight real se parece un poco más al vehículo de alunizaje del Apolo, con tres patas para apoyarse y una parte superior en forma cuadrada. Los cohetes la harán más lenta y detendrán cualquier movimiento horizontal. Entonces, unos 15 segundos antes de aterrizar, la sonda InSight descenderá a una velocidad de 8 pies por segundo (2,4 metros por segundo), antes de que, con suerte, aterrice suavemente en la superficie marciana.

Lanzada el pasado mayo desde Vandenberg, la base de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en la costa de California, la nave InSight (en inglés significa «visión interna») de casi 700 kilos de peso (incluido el escudo térmico y el combustible) ingresará en la atmósfera de Marte este lunes 26 de noviembre e intentará colocar un módulo de aterrizaje suavemente en unas extensas llanuras conocidas como Elysium Planitia, a unos 600 kilómetros al norte del cráter Gale, el sitio de aterrizaje del Curiosity. Un equipo del Laboratorio a Propulsión a Reacción (JPL) de la NASA en Pasadena, California, y de la compañía Lockheed Martin Space en Denver, ha preprogramado la nave para que cumpla al pie de la letra una secuencia específica de comandos.