Región:
Estados Unidos
Categoría:
Política

Trump y Obama se enfrentan en recta final por elecciones legislativas

  • Trump y Obama se enfrentará en un torbellino fin de semana antes de las elecciones de medio término
    El presidente Donald Trump y el ex presidente Barack Obama intercambiaron golpe tras golpe cuando cruzaron el país en el último fin de semana de campaña antes de las elecciones de mitad del martes. Trump y Obama se enfrentará en un torbellino fin de semana antes de las elecciones de medio término

Trump y Obama son las figuras principales de la campaña entre republicanos y demócratas previo a los comicios de este martes.

 Donald Trump recorre este fin de semana Estados Unidos para intentar salvar la mayoría republicana en el Congreso en las elecciones de medio mandato del martes, ante un Barack Obama que salió de su reserva para movilizar a los demócratas.

La primera cita electoral tras la elección del millonario a la Casa Blanca definirá qué partido tomará el control en ambas cámaras del Congreso -o si se las dividirán- hasta la próxima presidencial, en noviembre de 2020, a la que el mandatario no oculta que tenga la intención de presentarse.

Hace ocho años exactamente, Obama se alistaba para sufrir una marea republicana en sus primeras elecciones de medio mandato: se trató de la"revolución" llevada adelante por el movimiento conservador Tea Party, en el pico de la impopularidad del presidente demócrata.

Este año, el exmandatario es la figura más buscada por los candidatos demócratas, cumpliendo con un papel otrora desempeñado por Bill Clinton.

"Estoy aquí por una simple razón: pedirles que vayan a votar", lanzó Barack Obama el viernes por la noche en Atlanta, Georgia, en el acto de apoyo a la mujer que podría convertirse en la primera gobernadora negra electa en el estado sureño, Stacey Abrams.

"Las consecuencias de la abstención son profundas, ya que Estados Unidos se encuentra en una encrucijada", declaró. "Los valores de nuestro país están en juego".

Aunque no nombró a Donald Trump, denunció un discurso que"intenta generar miedo".

De manera análoga, los candidatos republicanos buscan activamente el apoyo de Donald Trump, la personalidad más popular del partido y el que genera las mayores convocatorias.

Desde hace semanas, el presidente está prácticamente todos los días en campaña, esperando convencer a quienes votaron por él en 2016 que vuelvan a las urnas para mantener el control republicano en la Cámara de Representantes y el Senado.

En otra ruptura con sus antecesores, Trump asume de forma explícita que las elecciones de medio mandato son un referendo sobre su persona.

Después de dos mítines el viernes, Trump debe presentarse en otros cuatro este fin de semana: Montana, Florida, Georgia y Tennessee.

Acusado por los demócratas de normalizar el discurso de la extrema derecha y de haber servido de catalizador al atentado mortal en una sinagoga en Pittsburgh, el millonario basa su campaña en dos temas centrales: la buena salud de la economía estadounidense y la lucha contra la inmigración ilegal, que relaciona con la inseguridad.

"Un Congreso republicano significa más empleos y menos criminalidad", repitió la noche del viernes en Indianapolis.

"Una ola azul (demócrata) equivale a una ola criminal, es muy simple", insistió. "Y una ola roja equivale a empleos y seguridad".
Gustosamente se refiere a su antecesor como "Barack H. Obama", como lo llamó el viernes, subrayando con ese gesto la inicial del segundo nombre del expresidente, Hussein. "Hoy lo vi, no tenía mucha gente" en su mitin, lanzó.

Sorprendidos por los resultados en la elección presidencial de 2016, los medios estadounidenses se muestran más prudentes y evitan cualquier predicción definitiva sobre sondeos que dan una ventaja nacional a los demócratas en la cámara baja del Congreso.

Para los 435 escaños de la Cámara de Representantes, que serán renovados por dos años, la pelea se concentra de hecho en unas sesenta circunscripciones, pues el resto están sólidamente ancladas en uno u otro bando.

En el Senado, están en juego 35 de los 100 escaños, para mandatos de seis años. Por el azar del calendario, esos 35 estados están en zonas tradicionalmente conservadoras, lo que dificulta una reconquista demócrata.