Región:
América
Categoría:
Política
Article type:
Enfoques

Jair Bolsonaro ya se siente "Presidente de Brasil"

  • Jair Bolsonaro enfrenta a Haddad en un balotaje con final cantado
    Macri recibió el llamado telefónico del candidato presidencial brasileño Jair Bolsonaro, informó Presidencia a través de un comunicado. Jair Bolsonaro enfrenta a Haddad en un balotaje con final cantado
Región:
América
Categoría:
Política
Article type:
Enfoques
Autor/es:
Por Enzo Moreira
Fecha de publicación:
Imprimir artículo


La primera vuelta de las presidenciales del pasado 7 de octubre dejaron a la economía más grande de Latinoamérica notablemente dividida ¿o no? Con los votos prácticamente asegurados, el candidato de ultraderecha sostiene una ventaja dominante con el 59% en la intención de voto de cara a la segunda vuelta el 28 de este mes.

La duda esta puesta en si el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) Fernando Haddad es capaz de soltarse de la imagen negativa que aporta la imagen de los expresidentes "Lula" da Silva y Dilma Rousseff para lograr la titánica tarea de obtener el respaldo político de los otros partidos claves del país y un seis por ciento de indecisos, porcentaje representativo en el registro electoral.
Cuando faltan 11 días para definir el destino del país ¿El posible que el candidato de izquierda pueda dar pelea a su rival? ¿Qué debemos esperar en caso sea Bolsonaro quien ocupe el Palácio do Planalto en los próximos 4 años?  

 En tanto, el presidente Mauricio Macri recibió el llamado telefónico del candidato presidencial brasileño Jair Bolsonaro, informó Presidencia a través de un comunicado.

"Mantuvieron una cordial conversación en el marco del actual proceso electoral de Brasil y la relación estratégica entre ambos países", se indicó en el texto oficial.

Entrevista: 

Leandro Querido, Politólogo, Director de Transparencia Electoral y docente en UBA, ha compartido en Panorama ABC, la misión que realizó la ONG durante los comicios del principio de mes y las perspectivas sobre el escenario electoral.

EM: Transparencia Electoral ha participado en los comicios presidenciales en Brasil ¿Cómo se vivió la jornada cívica del 7 de octubre? ¿Era esperada la victoria de Bolsonaro?

LQ: Primero hay que destacar que estamos frente a la democracia más grande de América Latina, el padrón más grande con 147 millones de electores, superando incluso al de México. Por lo tanto, tenemos que dimensionar lo que representa implementar un proceso electoral en un país con geografías muy distintas, con realidades muy distintas. Sin embargo, el día de la elección fue ejemplar. No se registró un hecho de violencia, en ese sentido nosotros veíamos como los electores iban a los centros de votación con la remera de Bolsonaro o con la remera de Haddad, o con la de Ciro Gomes, y no había ningún inconveniente, hay que destacar eso. Aunque, claro, es verdad que venimos de un proceso electoral en donde casi a Jair Bolsonaro lo mata un fanático de Lula, lo que hubiera sido un hecho sumamente gravísimo. Nosotros estuvimos en las elecciones de México y todos recordaran que hubo casi 100 candidatos muertos en el proceso, por lo tanto, debemos rescatar que la elección se llevó en paz. Después, en términos de proyección y encuestas, a Bolsonaro le daban la mayoría de las encuestas 40% y terminó llegando al 46%, casi 50 millones de votos, lo que es un número sumamente importante y significativo.
Habrá que ver qué pasa en esta segunda vuelta, le están dando a Bolonaro una intención de voto de 58% y si erran de vuelta es probable que termine arriba del 60%. Estamos ante la posibilidad de un escenario de triunfo contundente, eso es muy posible. Tiene que ver también con el debilitamiento que ha sufrido la candidatura de Fernando Haddad. Primero por que quedó a 20 puntos, lo que es una brecha muy grande; segundo, Ciro Gomes, que era un respaldo que estaba esperando, si bien lo tiene, lo tiene de modo crítico por lo que Haddad queda en una situación de desnudez ante el electorado. Pero hay otro elemento que resulta demovilizante en el PT, venimos de un discurso de victimización por parte de Dilma Rousseff que tuvo la oportunidad de redimirse, de mostrar a través del respaldo popular que ella seguía siendo popular y se trató todo de una operación política, sin embargo, salió cuarta como Senadora

EM: A Haddad le tocó el peor momento, porque le dieron la campaña 11 días antes de los comicios, porque continuaba pegado a la imagen del ex presidente Da Silva, preso por corrupción, y una ex presidente Rousseff que no ha podido contener a los votantes del Partido de los Trabajadores.

 LQ: Si hacemos una radiografía de los votos que dejó esta primera vuelta, tenemos que decir que más de 2 tercios podríamos clasificarlos como anti PT. Tenemos los 5 millones de votos de Geraldo Alckmin del PSDB, que es un partido de centro, pero, por más que Alckmin diga que hay que votar a Haddad, cosa que no ocurrió ni va a ocurrir, esos votos van en su mayoría a Jair Bolsonaro. De hecho, la compañera de fórmula de Alckmin fue contundente y dijo que iba a apoyar activamente a Bolsonaro. Después tenemos otros casos, como partido Novo que sacó casi 3 millones de votos o inclusive hay un candidato con un perfil muy similar al de Bolsonaro que sacó más de 1 millón y medio de votos, todo eso suma. Recordemos que Bolsonaro quedó en primera vuelta a sólo 3 puntos de lograr el triunfo, estoy hablando de 3 millones de votos que los saca de cualquiera de éstas alternativas. Y por más que los 12 millones de votos de Ciro Gomes vayan todos, cosa muy pero muy difícil, a Fernando Haddad, ni aun así logra obstruir el camino de Bolsonaro. Es un camino que parece insoslayable solo si aparece un error de Bolsonaro muy, pero muy grande, sino el triunfo es irreversible y eso aparece las estas encuestas que cada día parecen amplificarse más.
EM: Estamos frente a una retórica incendiaria por parte de Bolsonaro en el ámbito social, pero los mercados han dado una respuesta favorable en alza tas la primera vuelta. ¿Esta situación puede llegar a causar una convulsión social?
LQ: Un escenario de alta conflictividad, la verdad que no lo veo. Una derrota del PT va a ser una derrota fuerte, seguramente va a impactar en su capacidad de movilización y de protesta. Me parece que se viene una crisis muy grande en el PT después de esta elección. Y, además, más allá de las intenciones de Bolsonaro con esta pirotecnia verbal con la que tiene acostumbrado a su electorado, la verdad que hay un escenario de distribución del poder muy grande en Brasil. En esta última elección se definieron 27 gobernaciones y Bolsonaro no ganó ninguna, va a tener sólo 50 diputados, un puñado de Senadores, es decir, va a tener que negociar inexorablemente con sectores de centro, más moderados y me parece que la cosa pasa por ahí. No hay margen para hacer política a lo Trump, porque Trump tiene la mitad del Congreso y lo respalda en gran medida el Partido Republicano. Acá eso no ocurre, entonces no hay un escenario de ruptura institucional, cierre del congreso, me da la sensación que no. Porque si va por ese lado ahí si hay un escenario de conflicto donde todos los partidos de la oposición, no solo el PT, se le van a poner en contra. Y eso generaría mucha inestabilidad, inclusive se trasladaría a lo económico. Lo cierto es que Brasil es una economía muy potente y hay sectores que están pidiendo un cambio, algunas medidas que tengan que ver con el fortalecimiento, el desarrollo del perfil capitalista y demás, entonces ahí Bolsonaro con su ministro va a hacer cosas esperables. Ya ha dado alguna señal hacia el Mercosur, envió un mensaje al presidente Macri, está claro que representa una derecha brasilera ligada al partido militar. Más allá de esta verborragia Bolsonaro va a tener que tomar medidas normales de estabilización económica y política