Región:
América
Categoría:
Política

Elecciones en Brasil: Salud de candidato Jair Bolsonaro genera incertidumbre

  • El ahora favorito para la primera vuelta de los comicios en Brasil, Jair Bolsonaro, fue acuchillado durante un mitin hace una semana
    En su primer acto de campaña, Haddad reivindicó a Lula da Silva El oficializado candidato del PT dijo que la condena al ex presidente es un acto de violencia. El ahora favorito para la primera vuelta de los comicios en Brasil, Jair Bolsonaro, fue acuchillado durante un mitin hace una semana

Jair Bolsonaro volvió a cuidados intensivos tras una complicación de la cirugía de emergencia. Su participación en las elecciones de Brasil aún no está definida.

En Brasil las elecciones presidenciales del 2018 serán recordadas su incertidumbre en su historia democrática. Esta vez, a pesar de que ya se selló la suerte de Lula da Silva con su retiro, el proceso electoral de gigante de Sudamérica se mantiene en confusión por el estado de salud del candidato ultraderechista Jair Bolsonaro. 

El ahora favorito para la primera vuelta de los comicios en Brasil, Jair Bolsonaro, fue acuchillado durante un mitin hace una semana, agravó la incertidumbre que reina desde hace meses.

Bolsonaro está hospitalizado desde que fue atacado por un hombre que dijo haber reaccionado frente a sus "radicales propuestas" y ha sufrido heridas en el abdomen y los intestinos, que el miércoles obligaron a someterle a una segunda operación de emergencia.

Los médicos han dicho que "el paciente evoluciona bien", pero ha sido ingresado nuevamente en terapia intensiva, y no han dado una sola pista sobre su posible alta y mucho menos sobre las posibles restricciones que tendrá una vez que abandone el hospital.

Esa situación siembra dudas sobre su posible participación en lo que resta de campaña para las elecciones del 7 de octubre, cuando se celebrará la primera vuelta de un proceso para el que los sondeos lo tienen como favorito, con un 26% de las simpatías.

En su primer acto de campaña, Haddad reivindicó a Lula da Silva.

El oficializado candidato del PT dijo que la condena al ex presidente es un acto de violencia.

El ex profesor universitario optó por vestir, en estas elecciones, el traje que usó Lula en las de 2002. En aquel momento la consigna era “Lulina Paz y Amor”. Este jueves, Haddad predicó que “el diálogo debe prevalecer sobre la fuerza” y que es preciso “evitar imposiciones”.

Su tono, en ese sentido, no difiere del empleado por una de sus competidoras, Marina Silva, de Red Sustentable. Hasta ahora ella había ocupado un cómodo segundo lugar. Pero de pronto pasó al tercero en las encuestas de opinión.

Todo indica que el ex alcalde paulistano está por recibir la transferencia de votos de su padrino Lula, hoy preso en Curitiba. Lo que esperaban los mercados financieros es conocer la encuesta de Datafolha, que deberá ser publicada hoy. Pero por alguna razón hubo conclusiones anticipada que disgustaron a los financistas. Haddad ya aparecería como el segundo, detrás de Jair Bolsonaro, con 20% de las intenciones de voto.

El candidato desplegó, en las inmediaciones de la capital paulista, un codo a codo con el vecindario. Y allí habló de lo que más le interesa a la gente: la vivienda, la salud, el transporte y la educación. Sobre los planes bautizados “Mi casa, mi vida”, el candidato del PT prometió revitalizarlos.