Región:
Argentina
Categoría:
Política

Argentina: de la tormenta a la emergencia

  • Macri, reaviva pesadillas entre los argentinos y dudas entre inversores y organismos de préstamos sobre la capacidad de sanear las cuentas y cumplir con obligaciones
    Dujovne admitió que el endurecimiento y aceleración del ajuste agravará la recesión para este año. Hace una semana, el titular de Economía anticipaba una contracción del 1%, que ahora podría duplicarse. Macri, reaviva pesadillas entre los argentinos y dudas entre inversores y organismos de préstamos sobre la capacidad de sanear las cuentas y cumplir con obligaciones
Región:
Argentina
Categoría:
Política
Autor/es:
Por Enzo Moreira
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

El presidente Mauricio Macri ha lanzado una profundización del ajuste fiscal para contener la crisis en el país latinoamericano. El Gobierno implementa impuestos extras a las exportaciones y ha reducido a la mitad los Ministerios con intención de calmar los mercados y recuperar la confianza.

Argentina da un nuevo paso en reacción espasmódica para contener el déficit. La urgencia le pisa los talones a la administración Macri, reaviva pesadillas entre los argentinos y dudas entre inversores y organismos de préstamos sobre la capacidad de sanear las cuentas y cumplir con obligaciones. Tras el último anuncio del Presidente, entra en funcionamiento un plan que sube impuestos y recorta gastos del Estado. Los exportadores, uno de los sectores de la economía más beneficiados desde la llegada del oficialismo al poder y por la depreciación de la moneda nacional, ahora deberán pagar una retención extra de hasta 10% por cada dólar que reciban. Además, el Gobierno reducirá sus costos operativos con la eliminación de 13 ministerios de un total de 23. La fórmula dejará en el haber 9.000 millones de dólares hasta diciembre de 2019.
El jueves pasado, luego de una nueva corrida cambiaria, el Gobierno subió los tipos de interés hasta el 60% para frenar la espiral descendente del Peso, que perdió 16% de su valor en sólo un día y se reformuló la promesa a los inversores sobre la reducción del déficit, Macri se ha comprometido con los inversores que en 2019 reducirá a cero. Si bien, ni en su mensaje, ni en la presentación posterior del Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, se reconocieron errores propios, la decisión de gravar las exportaciones da una idea de la dimensión de la crisis. "Le vamos a pedir a los que más aportan a la economía, los que exportan, un impuesto malo, malísimo, que va en contra de lo que queremos fomentar. Pero les tengo que pedir que entiendan que es una emergencia y necesitamos de su apoyo", dijo el presidente en un mensaje grabado de casi media hora.
Por su parte, Dujovne admitió que el endurecimiento y aceleración del ajuste agravará la recesión para este año. Hace una semana, el titular de Economía anticipaba una contracción del 1%, que ahora podría duplicarse. Para paliar los efectos de la crisis en las clases más vulnerables el gasto en programas sociales crecerá un 0,3% el año que viene y se ampliará el programa oficial de control de precios en bienes de la canasta básica heredado del kirchnerismo.
"En estos meses se desataron todas las tormentas juntas, pero no por eso vamos a perder todas las esperanzas", declaró el mandatario e instó "Esta no es una crisis más", además de cuestionar a la oposición por la falta de "unidad para avanzar en las reformas". Como parte de las frenéticas gestiones, Dujovne se reunirá esta semana en Washington con representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI) en busca de acelerar la entrega de los 50.000 millones de dólares de rescate acordados en junio pasado.
Argentina enfrenta las consecuencias de una política económica no exenta de errores por parte del gobierno, aunque los reconocimientos de ellos sean prácticamente inexistentes. En un repaso que buscaba explicación a esta caída, Macri referenció factores internos, como la peor sequía en más de 50 años que sufrió el sector agropecuario, la crisis energética y el impacto del escándalo de corrupción que tiene en el centro a la ex presidenta y actual senadora opositora Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015). Pero también señaló causas externas como la subida de las tasas de interés en Estados Unidos y la guerra comercial entre esa potencia y China, y las devaluaciones de la lira turca y el real brasileño.
En este momento, si bien la situación es compleja, y el primer mandatario de Argentina enfrenta agentes exógenos y presiones endógenas, venida de los sindicatos y parte de la oposición más reaccionaria que busca en esta crisis una vidriera de cara a las elecciones generales de 2019, corresponde aclarar que son escasas las probabilidades que se pueda repetir una crisis como la de 2001. El Banco Central Argentino dispone de considerable colchón de reservas en divisas por un valor de 55.000 millones de dólares, y a eso se suman otros 45.000 millones de dólares del programa actual de crédito con el FMI. De todas maneras, aún resta mucho por hacer hasta que el país gane estabilidad, la celeridad y magnitud de ella dependerá de la capacidad con la que se manejen los frentes de conflicto actualmente abiertos.