Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad

El Senado de Argentina rechazó el proyecto de ley de legalización del aborto 

  • El Senado de Argentina rechazó el proyecto de ley de legalización del aborto 
    Fue por 38 votos a 31. El Senado de Argentina rechazó el proyecto de ley de legalización del aborto 

Fue por 38 votos a 31. El no reunió votos de Cambiemos, el PJ Federal y uno del kirchnerismo. Militantes verdes y celestes realizaron una multitudinaria vigilia junto al Congreso.

El Senado rechazó esta madrugada por 38 votos a 31 el proyecto de ley de "interrupción voluntaria del embarazo" y cerró así la puerta a la posibilidad de que Argentina se unió al grupo de países que han legalizado el aborto.

El resultado de la votación confirmó que la resistencia fue aprobada por Diputados el pasado 14 de junio, venía acumulando en la Cámara alta y que se profundizó en los últimos diez días, cuando el rechazo se fortaleció por su mayoría.

Con millas de personas movilizadas bajo la lluvia frente al Congreso -mayoritariamente "verdes" preferibles a la ley, aunque los "celestes" del rechazo también ganaron masivamente las calles-, la sesión maratónica se corrigió con las 10.26 del miércoles, con pronóstico definido. Los antiabortistas llegaron con 37 votos asegurados antes del inicio del debate a un indefinido: el peronista tucumano José Alperovich. Así, consolidaban la tendencia.

Con el rechazo, aunque los promotores de la ley sí lo hayan hecho, el debate en la sociedad y, probablemente, forme parte de la agenda de la campaña electoral de 2019.

La media sanción de Diputados que se puso a consideración proponía la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación, que debería ocupar en todas las instituciones públicas y privadas de salud, dentro del Programa Médico Obligatorio (PMO), como una prestación básica de salud. Los impulsores del proyecto alegaron que en el país hay entre 47 mil y 52 mil hospitalizaciones al año una consecuencia de abortos clandestinos mal realizados, y decenas de mujeres (43 en 2016, según estadísticas oficiales) mueren por esa causa.

El pronunciamiento de la Cámara Alta implica un duro golpe para el colectivo de organizaciones de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, ya que la iniciativa no puede volver a discutirse hasta el 1 de marzo del próximo año.

El proyecto de interrupción voluntaria del embarazo se suma a la lista de iniciativas de trascendencia nacional que han fracasado en el Senado. Compartirá espacio en esa galería con la llamada "ley Mucci", rechazada durante el gobierno de Raúl Alfonsín; y la polémica resolución 125, hundida por el recordado "voto no positivo" de Julio Cobos durante la primera administración de Cristina Kirchner.

El interés que despertó el proyecto quedó reflejado en las importantes movilizaciones a favor y en contra de lo que ocurrió ayer y de que los alrededores del palacio legislativo y que obligaron a un operativo operativo de seguridad para garantizar el funcionamiento de la Cámara alta. Durante la desconcentración se registraron algunos incidentes.

Los cuatro meses que pasaron el debate y ambas cámaras dejaron al descubierto que la legalización del aborto atraviesa de manera transversal a casi todos los bloques políticos.

El sector más golpeado por esta nueva queja fue el oficialismo, que atravesó el debate en medio de reproches cruzados entre sus legisladores y cuestionamientos a Mauricio Macri por haber habilitado el debate de un tema por los demás urticante.

"Estamos pagando las consecuencias de que el Gobierno haya permitido que este tema se debata en el Congreso", se quejó Juan Carlos Marino (UCR-La Pampa), opositor al proyecto, durante una reunión de la bancada oficialista celebrada en la mañana de ayer , minutos antes de bajar al recinto. Tampoco faltaron las quejas por la fuerte injerencia de la Iglesia Católica sobre la bancada. "Esto se va a leer como el padre tiene más votos que el presidente", advirtió el cordobés Martínez en dirección a sus compañeros de bancada dispuestos a rechazar la iniciativa.