Región:
América
Categoría:
Personajes

Jennifer Lopez se casará con Alex Rodríguez en Italia

  • Jennifer Lopez (48) y Alex Rodríguez (42) quieren sellar su amor con una boda de ensueño
    Las celebridades salen juntos desde hace un año Jennifer Lopez (48) y Alex Rodríguez (42) quieren sellar su amor con una boda de ensueño

La actriz dará un paso más en su idílica relación con el ex jugador de Beisbol y le dará el "sí, quiero" el próximo julio en Ravello, una ciudad situada al norte de la costa Amalfitana, en Italia.

Jennifer Lopez asegura que está abierta a casarse por cuarta ocasión, aunque no está de prisa. La mujer de 48 años que sostiene una relación de más de un año con Alex Rodriguez dijo creer en el matrimonio.

“Creo en el matrimonio y me encantaría hacerme vieja con alguien en una relación comprometida. Pero no estoy tratando de forzar nada ahora mismo”, dijo la Diva del Bronx.

Lopez ha demostrado su afinidad por el matrimonio, en ocasiones haciéndolo de manera impulsiva, pero esos instintos parecen haber sido aplacados con la edad. ella estuvo casada con Ojani Noa entre 1997 – 1998; a Cris Judd de 2001 a 2003; y con Marc Anthony de 2004 a 2014.

Sobre su romance con Rodriguez ella reiteró que “es bueno, es saludable”. “Nos comunicamos bien. Entendemos las vidas de cada cual de una manera que otra gente no podría”, dijo en referencia a cómo ambos encontraron la fama jóvenes y han logrado mucho “lo que afecta las dinámicas en tu vida, desde tu familia a tu trabajo y tus relaciones, somos muy similares”.

La actriz, cantante y jueza de “World of Dance” abordó el tema del acoso sexual y dijo haberlo experimentado, pero no con consecuencias. “No he sido abusada de la manera que otras mujeres. Pero, sí un director me ha dicho que me quite mi blusa y muestre mis senos. Me ha pasado, ¿pero me quité la ropa? No, no lo hice”.

Ella contó sin muchos detalles sobre los implicados o el proyecto que en una ocasión tuvo que protestar. “Cuando lo hice estaba aterrada. Recuerdo mi corazón latiendo muy fuerte y pensando ‘¿qué hice? Este hombre me está contratando’. Era una de mis primeras películas. Pero yo sabía que ese comportamiento no era correcto. Pudo haber sido negativo para mí, pero creo que al final el Bronx en mí ganó y me dije ‘nah, no tengo que aguantar esto’”.