Región:
América
Categoría:
Política

Colombia retoma los diálogos de paz con la guerrilla del ELN

  • El gobierno de Colombia y el ELN retoman los diálogos de paz
    OEA felicita al Gobierno de Colombia y al ELN por retomar diálogos de paz El gobierno de Colombia y el ELN retoman los diálogos de paz

El presidente Juan Manuel Santos destacó el compromiso de la guerrilla más importante de Colombia tras la desaparición de las FARC de respetar la jornada electoral del domingo pasado.

El Gobierno colombiano ha retomado este lunes las conversaciones con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), interrumpidas desde el 9 de enero.

El presidente Juan Manuel Santos premia de esta forma el compromiso de la guerrilla más importante de Colombia tras la desaparición de las FARC de respetar la jornada electoral de este domingo, cuando el país eligió a un nuevo Congreso sin registrarse acciones violentas por primera vez en su historia.

"Pensando en la vida, en salvar vidas, en lograr una paz completa para Colombia", dice el mandatario colombiano, quien ha dado instrucciones al jefe del equipo negociador, Gustavo Bell, para que viaje a Quito (Ecuador) y reactive la mesa de diálogo.

Su objetivo principal es "alcanzar un nuevo acuerdo de cese al fuego y de hostilidades, amplio y verificable, que nos evite más pérdidas de vidas mientras hablamos", explica.

Santos sabe que se le acaba el tiempo. Su sueño sería dejar el cargo este 7 de agosto con el Nobel de la Paz en el bolsillo y con el legado de haber conseguido que las dos guerrillas del país, las FARC y el ELN, entreguen las armas.

La realidad es que esto último parece demasiado precipitado: los 'elenos' son una estructura más horizontal, cada frente tiene un poder de decisión autónomo y por eso las conversaciones con ellos avanzan muy lentas.

Por un lado, los guerrilleros insisten en el punto de la "participación de la sociedad" en los diálogos, que ralentiza el proceso y no desemboca en decisiones concretas, y por otro, sus continuas acciones armadas (secuestros de civiles, bombardeos contra el ejército, voladuras de gaseoductos que afectan a la población) posicionan a la sociedad, especialmente a los sectores más conservadores, en contra de un acuerdo de paz con el ELN.

La guerrilla ha aceptado de inmediato el regreso a la mesa de diálogos. Sabe que la llegada de un candidato conservador al poder este año (Iván Duque, del Centro Democrático de Álvaro Uribe, parte como favorito) supondría la ruptura de conversaciones.

En un comunicado de su Comando Central, el ELN acusa a "la ultraderecha colombiana" de querer dinamitar el proceso.