Región:
Mundo
Categoría:
Economía

Guerra Comercial: Trump no eximirá a ningún país de aranceles al acero

  • Guerra Comercial: Trump no eximirá a ningún país de aranceles al acero
    Guerra Comercial: Trump no eximirá a ningún país de aranceles al acero

La medida alcanza también al aluminio. El plan impositivo del Presidente de EEUU pone al mundo al borde de una guerra comercial

Los aranceles que el presidente estadounidense, Donald Trump, planea imponer a las importaciones de acero y aluminio serán generales, y no se contempla hacer excepciones para ningún país, aunque sí podrían hacerse para ciertas "situaciones" particulares, aseguró ayer la Casa Blanca.

"Lo que ha anunciado el presidente son aranceles generales, del 25 por ciento al acero y el 10 por ciento al aluminio, sin excluir a ningún país", dijo un alto funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato, en conferencia de prensa telefónica.

Trump adelantó este jueves que "la próxima semana" aprobará la imposición de aranceles del 25 por ciento a las importaciones de acero y del 10 por ciento a las de aluminio de algunos países, y que estas estarán en vigor "por un largo periodo de tiempo".

El Presidente no aclaró si sus aranceles serían generales o si estaría dispuesto a contemplar excepciones para algunos aliados de Estados Unidos, como los países de la Unión Europea (UE) o Canadá, que es el mayor proveedor de aluminio y de acero a Estados Unidos.

El funcionario de la Casa Blanca aseguró, sin embargo, que en su reunión a puerta cerrada con ejecutivos del sector antes de anunciar los aranceles, Trump les "dejó claro que los aranceles serían generales, sin exclusiones" a ningún país.

"Hay un problema con la idea de excluir (a países), y es que una vez que empiezas no sabes dónde parar", opinó la fuente.

"Habrá un proceso de excepciones no en términos de países, sino de posibles situaciones que puedan surgir, pero esa es una parte estándar de cualquier orden ejecutiva, para que pueda haber flexibilidad", explicó el funcionario.

El Departamento de Comercio había propuesto a Trump en febrero que impusiera un arancel global del 24 por ciento a todas las importaciones de acero, y uno del 53 por ciento a las procedentes de una docena de países, entre ellos China, Brasil, India y Corea del Sur.

En cuanto al aluminio, la recomendación era un arancel global del 7.7 por ciento ; uno de 23.6 por ciento a las importaciones de China, Venezuela, Rusia, Hong Kong y Vietnam, o una cuota del 86.7 por ciento de las exportaciones a EEUU que hubo en 2017.

Sin embargo, Trump parece haber optado por una tasa global en lugar de centrar su castigo en países como China, que según el secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, es "el gran responsable" del exceso de acero en los mercados internacionales".

La fuente de la Casa Blanca subrayó que los detalles del anuncio de Trump no estarán "finalizados" hasta la semana que viene, y minimizó las críticas que el Presidente ha recibido de su propio partido, el republicano, por el supuesto impacto que tendrá en la economía estadounidense.

"Desde un punto de vista económico, no hay virtualmente ningún impacto que no sea positivo para (revitalizar) las industrias" del acero y el aluminio estadounidenses, garantizó el funcionario, quien aseguró que los productos derivados no subirán de precio "prácticamente nada".

El plan del presidente Donald Trump de imponer aranceles al acero y el aluminio amenaza con una guerra comercial mundial que, según alertaron gobiernos e instituciones, pondrá en peligro la recuperación económica y miles de empleos.

El Presidente estadounidense aseguró ayer en Twitter que las guerras comerciales "son buenas y fáciles de ganar".

Gobiernos, instituciones, patronales, productores y mercados reaccionaron, sin embargo, con temor a las consecuencias de esas medidas proteccionistas estadounidenses y crecieron las voces para responder "con decisión" a la amenaza.

China, uno de los países acusados directamente por Washington de ser el "gran responsable" del exceso de acero en los mercados internacionales, advirtió de que la política comercial de Trump puede afectar negativamente a la recuperación económica mundial. "EEUU ha llevado a cabo medidas antisubsidios sobre los productos de acero y aluminio. Si otros países siguen sus pasos, esto dañará al comercio".