Región:
Europa
Categoría:
Política

Elecciones en Francia: mercados inquietos

La incertidumbre que muestran las últimas encuestas, la prima riesgo, indicador tomado como referencia, muestra a los mercados inquietos frente a la posibilidad de que el próximo presidente sea Le Pen o Mélenchon.

Tras la victoria de Donald Trump en Estados Unidos, lo improbable es posible. Por este motivo, esperar que la presidencia de Francia se dispute entre la ultraderechista Marine Le Pen o el radical de izquierdas Jean-Luc Mélenchon, disparó la alerta en varios sectores. El indicador prima de riesgo, la diferencia de rentabilidad del bono de deuda pública francesa a diez años con respecto al alemán, que sirve de referencia.

La prima de riesgo tuvo un repunte significativo (desde menos de 50 a casi 80 puntos básicos) a comienzos del pasado febrero, cuando las encuestas empezaron a mostrar el hundimiento en intención de voto del candidato conservador, François Fillon.

El que había sido el favorito indiscutible desde que en noviembre de 2016 ganó las primarias de la derecha con un programa abiertamente liberal en lo económico se vino abajo con las revelaciones sobre los supuestos empleos ficticios que atribuyó durante años a su mujer y dos de sus hijos con dinero público.

Después de que la tensión bajara algo en marzo, la situación volvió a tensarse desde el 9 de abril, con una ronda de sondeos que constataban el tirón de Mélenchon hasta el punto de situarlo por encima de Fillon.

La prima de riesgo volvió a superar entonces el umbral simbólico de los 75 puntos. En respuesta al nerviosismo que este ambiente ha generado en los inversores, los gabinetes de estudios financieros han multiplicado las notas y los estudios estos últimos días para tratar de aclarar los escenarios posibles y sus consecuencias.

Tanto el banco francés Société Générale como el alemán Deutsche Bank señalaron que, aunque hay una brecha entre los dos favoritos para la primera vuelta (Le Pen y el socioliberal Emmanuel Macron) y Mélenchon, si este último continúa con la tónica ascendente, las cosas podrían cambiar y tornarse preocupantes.

Porque mientras un triunfo final de Macron o de Fillon reduciría la prima de riesgo francesa, según Deutsche Bank, a entre 20 y 30 puntos, el escenario de una segunda vuelta entre Le Pen y Mélenchon causa escalofríos al sector financiero.