Región:
Mundo
Categoría:
Tecnología

Greenpeace le pide a Samsung que sea transparente

Samsung está considerando desechar 4.3 millones de teléfonos Galaxy Note 7 nuevos como seguimiento a los 100 casos de explosiones de batería en todo el mundo.

En este momento, Samsung está considerando desechar 4.3 millones de teléfonos Galaxy Note 7 nuevos como seguimiento a los 100 casos de explosiones de batería en todo el mundo. ¡Esto es el equivalente a 730,000 kilogramos de tecnología de alta gama! Mientras Samsung ha tomado la decisión correcta al retirar sus smartphones del mercado para evitar más accidentes y heridos, la cuestión es qué planean hacer con esa gran montaña de teléfonos.
Greenpeace le está pidiendo al líder de la tecnología que vea una oportunidad en esta crisis y demuestre su liderazgo. Samsung debe actuar transparentemente para asegurarse de que estos gadgets no terminen en la basura y en lugar de eso sean separados para que sus materiales sean reutilizados.
¿Qué es lo que sabemos?
1. Samsung produjo 4.3 millones de teléfonos Galaxy Note 7 y vendió 1.8 millones en 10 países, incluyendo Corea del Sur, Estados Unidos, Canadá, México, Australia, Nueva Zelanda, Singapur, Taiwan, Emiratos Árabes y China.
2. La compañía está recolectando todos los aparatos de las manos de los consumidores, tiendas y demás compradores en todo el mundo.
3. Samsung anunció que la compañía desechará todos los Galaxy Note recolectados y no los reparará, ni los revenderá.
4. Estos teléfonos contienen raros y preciosos recursos como oro, cobalto y tugsteno y podrían recuperarse en lugar de ser desechados.
Estas son algunas cosas respecto a las que Samsung no ha sido claro. Aquí hay algunas preguntas que necesita contestar:
⦁ ¿Dónde, cuándo y cómo planea Samsung deshacerse de esos millones de teléfonos?
⦁ ¿Cómo se asegurará Samsung de que esos materiales preciosos sean recuperados?
⦁ ¿Los teléfonos serán reciclados o enviados a una locación especial?
Greenpeace le está pidiendo a Samsung que sea transparente y que publique su plan para desmantelar y disponer de estos teléfonos. También le pedimos a Samsung que no tire ni queme los aparatos. Sería realmente innovador si Samsung evita este gran desperdicio que causaría un gran impacto ambiental.
El mundo está observando cómo responderá Samsung a esta crisis. Ahora es la oportunidad perfecta para que la marca demuestre su liderazgo y visión, rompiendo con las formas viejas para abrir la puerta y repensar cómo diseñar, vender y reusar electrónicos.
*Greenpeace Asia del Este