Región:
Europa
Categoría:
Política
Article type:
Informados

Fracasó un golpe de Estado en Turquía

Una parte del ejército turco llevó a cabo un intento de golpe de Estado contra el gobierno de Recep Tayyip Erdogan, confirmó esta noche el primer ministro turco, Bilari Yildirim.

El Servicio de Inteligencia de Turquía ha dado hoy por fracasada la intentona golpista que ha vivido el país, aunque ha indicado que aún quedan algunas bolsas de resistencia por parte de los militares rebeldes, que serán juzgados por traición.

Antes de que acabase el día, una facción del Ejército turco aseguró haber tomado el control del país después de tomar la televisión pública, el aeropuerto internacional Ataturk, infraestructuras básicas como los puentes sobre el Bósforo y el palacio presidencial. El propio primer ministro, Binali Yildirim, admitió en una comunicación que se trataba de un golpe de Estado en toda regla efectuado por un "grupo perteneciente a los militares". Los golpistas han tomado como rehén al jefe del Estado mayor, Hulusi Akar.

A través de la televisión local, los militares rebeldes han anunciado que se ha impuesto la ley marcial y el toque de queda. Mientras tanto, fuentes presidenciales contradicen estas palabras al asegurar, casi al mismo tiempo, que el presidente Erdogan y el Gobierno continúan en el poder.

Cronología de los primeros minutos:
Una facción del ejército había tomado el control a lo largo de la nación, incluyendo la detención del jefe del Estado mayor y diversos ministros, pero fuentes presidenciales niegan la pérdida del control y afirman que no se tolerarán “intentos de minar la democracia”. Los sublevados tomaron la televisión estatal e hicieron circular un comunicado en el que decretan el toque de queda en todo el país y la imposición de la ley marcial r para proteger el orden democrático y para mantener el respeto a los derechos humanos. La agencia Anadolu informa que 17 oficiales de policía han muerto en el ataque de un helicóptero a la sede de las fuerzas especiales a las afueras de Ankara.

El canal TRT indicó que el Ejército de Turquía calificó al presidente Recep Tayyip Erdogan como un “traidor” y lo acusó de establecer un “régimen autoritario del miedo”, al tiempo que declaró un toque de queda para todo el país y la ley marcial. Mientras esto ocurría, la página web del Ejército estaba fuera de servicio, la agencia de noticias Anadolu reportaba que el jefe del Estado Mayor, general Hulusi Akar, había sido tomado como rehén por un grupo de soldados y el presidente Erdogan daba declaraciones vía Facetime a CNN de Turquía.

Se registraron enfrentamientos y disparos de civiles y policías contra los militares en Ankara, Estambul e Izmir ante la intentona de golpe de Estado, el presidente afirmó que "tarde o temprano el golpe caerá". Agencias de noticias locales reportaron que soldados dispararon contra personas que trataron de cruzar el puente del Bósforo en señal de protesta por el intento de golpe, y que algunos resultaron heridos. Imágenes de televisión mostraban a personas corriendo en busca de refugio mientras se escuchaban disparos otras más yacían heridas en el piso. Previamente, un comunicado atribuido al ejército señalaba que las fuerzas armadas turcas habían tomado "pleno control'' del país.

Hacia las tres de la madrugada, hora local, el Servicio de Inteligencia de Turquía dio por fracasada la intentona golpista, aunque aún quedan algunos focos de resistencia por parte de los militares rebeldes que serán juzgados por traición.