Región:
Mundo
Categoría:
Mujer
Article type:
Enfoques

El efecto sorpresa aumenta el éxito en las relaciones sexuales

Región:
Mundo
Categoría:
Mujer
Article type:
Enfoques
Autor/es:
Por Verónica Janowicz
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Investigadores aconsejan que en lugar de centrarnos tanto en el aumento de la frecuencia hay que esforzarse por poner todo lo necesario para que cada encuentro sea único a partir estimular el placer desde la espontaneidad, el afecto y la imaginación

Calidad siempre es mejor qué cantidad y mucho más cuando hablamos de tener relaciones sexuales.

El mito de que tener sexo con mucha frecuencia es lo mejor, se fue por la borda luego de que una investigación demostró de que no solamente no hace más feliz a la pareja sino que puede llegar a producir un efecto contrario.

Este nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Carnegie Mellon, en Pittsburgh (EE.UU) y publicado en la revista The Journal of Economic Behavior & Organization, llegó a la conclusión de que buscar tener con mucha frecuencia sexo nos puede hacer más infelices y que lo mejor es buscar hacerlo con naturalidad, de forma imprevista y poniéndole condimentos de sorpresas, juegos e imaginación.

Para demostrarlo un equipo de psicólogos de la Universidad reclutaron a 64 parejas voluntarias, heterosexuales y casadas, con edades comprendidas entre los 35 y 65 años.

El primer grupo tenía que continuar con la frecuencia semanal de sus relaciones sexuales, mientras que el segundo tenía que duplicarla.

Además, para medir el estado de ánimo de cada pareja, se les pidió que realizarán diariamente varios cuestionarios valorando sus niveles de satisfacción, placer y felicidad.

Pasados tres meses, los investigadores descubrieron que el grupo al que se le pidió que tuviera más relaciones sexuales había experimentado una disminución de la felicidad, así como de su deseo sexual y de su disfrute.

Los expertos creen que la causa de esta 'infelicidad' no está relacionada tanto con la cantidad (tener que practicar más sexo) sino por el hecho de tener que hacerlo obligados Es decir, por haber perdido esa 'magia' y esa sensación de incertidumbre sobre lo que pasará y cuándo.

O sea que, según esta investigación, cuando no surge de manera natural y programada no se disfruta de la misma manera que cuando se hace lo contrario.

Por lo tanto para que nunca se apague la chispa del deseo sexual , los investigadores aconsejan que en lugar de centrarnos tanto en el aumento de la frecuencia hay que esforzarse por poner todo lo necesario para que cada encuentro sea único a partir estimular el placer desde la espontaneidad, el afecto y la imaginación.