Región:
México
Categoría:
Turismo
Article type:
Enfoques

ABC Mundial en México: Los misterios de Teotihuacán

Región:
México
Categoría:
Turismo
Article type:
Enfoques
Autor/es:
Por Karina Giorgenello
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

La emoción de encontrarnos en la cuna de una misteriosa civilización nos hace pasar por alto el esfuerzo físico de completar los 243 escalones para llegar a la cima. Cada escalón nos permite divisar con más claridad todo lo que rodea a la piramide del sol

Teotihuacán nos muestra los vestigios de una de las civilizaciones más importantes de la región. Después de recorrer 50 kilómetros al noreste de la ciudad de México llegamos a la zona arqueológica más visitada del país. La civilización teotihuacana permanece envuelta en misterio. También llamada “Ciudad de los dioses”, fue abandonada y olvidada en el siglo VIII.

Esos misterios que guardan los muros de la Pirámide del Sol, el Templo de Quetzalpápalotl, la Calzada de los Muertos y las otras edificaciones, son todavía centro de analisis y descubrimientos nuevos.

Teotihuacan recibe visitantes de todas partes del mundo que también buscan respuestas a preguntas que todavía no las tienen.

La pirámide del Sol sigue siendo un enigma. Nadie sabe realmente con certeza cual fue el uso que se le daba, aunque se presume que estaba ligado a cuestiones religiosas.

Muchos años después de los primeros trabajos arqueológicos en Teotihuacán, los descubrimientos continúan: encontraron en su cima una escultura de Huehuetéotl, dios del fuego.

Antes de los fabulosos descubrimientos Teotihuacán solo parecía un lugar abandonado, al punto que durante mucho tiempo la pirámide del Sol estuvo oculta bajo un montón de tierra y árboles. Hace más de 100 años, cuando se llevaron adelante las primeras excavaciones oficiales, era un cerro, según se narra en las crónicas de la época consultadas por Rubén Cabrera, uno de los arqueólogos que más ha estudiado Teotihuacán.

Fue recién en 1905, para el centenario de la independencia de México, que el presidente Porfirio Díaz encomendó al arqueólogo y exmilitar Leopoldo Batres dejar al descubierto la pirámide.

Después de 243 escalones llegamos a la cima:

La emoción de encontrarnos en la cuna de una misteriosa civilización nos hace pasar por alto el esfuerzo físico de completar los 243 escalones para llegar a la cima. Cada escalón nos permite divisar con más claridad todo lo que rodea a la piramide del sol.

Su ubicación no es casual y queda claro que fue construida en perfecta sincronía con el eje por donde el sol se esconde cada tarde. Los entendidos consideran que permite cargarte de energía. Incluso, de acuerdo con las leyendas de la ciudad, consede a los visitantes un deseo.

Teotihuacán está unido por la Calzada de los Muertos, una especie de avenida es la espina dorsal que conecta la Pirámide de La Luna, la del Sol y las otras edificaciones.