Región:
México
Categoría:
Sociedad
Article type:
Enfoques

Yucatán: Soy periodista y quiero informar

Región:
México
Categoría:
Sociedad
Article type:
Enfoques
Autor/es:
Por Miguel Sangineto
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

La dirección de comunicación social del Gobierno del Estado, obstaculiza la labor periodística, obstruye el libre acceso a la información, y excluye de su lista a aquellos medios que no figuran en su nómina, o que simplemente son críticos al gobierno

Mientras que el gobierno de Yucatán por un lado habla de transparencia, honestidad, combate a la corrupción y de todo aquello que la gente quiere escuchar.

La dirección de comunicación social del Gobierno del Estado, obstaculiza la labor periodística, obstruye el libre acceso a la información, y excluye de su lista a aquellos medios que no figuran en su nómina, o que simplemente son críticos al gobierno.

Así se maneja el área de comunicación en Yucatán, su responsable, “veterano” periodista local, no respeta ni los códigos más básicos del periodismo, ni hablar del tema ético y moral.

Cuando un medio le comunica que le han dejado de mandar comunicados de prensa, le da amnesia repentina, y se olvida hasta de quien eres, aunque te tenga registrado en su teléfono.

Siempre alega que estuvo de viaje, como si él fuera el único empleado en su dirección, que tiene que mandar personalmente los escritos, y no tuviese un equipo de trabajo.

Nadie da información sin su autorización. Como que hay que rendirle pleitesías antes de que de alguna información.

Nunca hace una reunión sin su directora de finanzas, eso deja ver el tipo de negociaciones que maneja en su oficina.

Es lamentable que personas de este tipo, sin ética, sin códigos y con un desprecio total sobre la libertad de prensa, distribuyan la información de un estado que pretende mostrar una cara distinta hacia la sociedad. Pero que en definitiva cercena el trabajo de periodistas, que lo único que buscan y pretenden, es acceder a la información con libertad, sin cesura, sin condicionamientos, y sin pertenecer a una nómina o a un “selecto grupo”.

Estas prácticas deben dejar de existir en un estado de derecho, la información debe ser distribuida a quien la solicite y cuando la solicite. Sin condicionamientos. Teniendo como premisa el derecho a informar.