Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad
Article type:
Opinión

La ONU prepara un escenario inmejorable para atenazar el SIDA

Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Patricia Pérez
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

A los argentinos nos espera la historia. Esta vez, en la Asamblea de SIDA de Naciones Unidas, podemos ir a su encuentro. El VIH, entre tanto, espera agazapado y continúa su tarea

En Nueva York, del 8 al 10 de Junio Naciones Unidas abre sus puertas para concretar la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas, UNGASS por su sigla en inglés, dedicada al SIDA.

Convocados a este escenario mundial, se harán presentes Presidentes, Primeros Ministros, Primeras Damas, activistas reconocidos del sector, interactuando con artistas, Líderes religiosos junto a Ministros de Salud, Ministros de Educación y Desarrollo Social de múltiples miradas e ideologías, interactuando con funcionarios de las agencias de ONU y Diplomáticos.

Un mundo ya tradicional en el sector del SIDA impregnado de personalidades que este año 2016 se enfrenta a un reto.

El inmenso desafío de intentar acorralar definitivamente al SIDA, tantas veces sentenciado a muerte, que sigue otras tantas desafiando a la ciencia y a la política con un vigor que parece indestructible y que le enrostra a la Especie Humana su incapacidad para dar, de manera determinante, con las estrategias médicas y sobre todo políticas, que lleve una acción única y eficaz hasta los confines de la Tierra, poniendo en práctica un plan global que termine con el VIH y la muerte que aún sigue representando.

Cada país se verá representado por Delegaciones Oficiales que, por recomendación de ONUSIDA e invitación del Secretario Ban Ki Moon y el Presidente de UNGASS, Mogens Lykketoft, son alentadas a incluir Dirigentes de la Sociedad Civil.

Argentina: ejemplo que debe perdurar.

Nuestro país ha sido un ejemplo desde el inicio de este proceso en el 2001, nutriendo con la presencia de representantes sociales a cada Delegación Oficial.

Esta decisión de sostener en el tiempo con distintas administraciones del Estado una política de coordinación y trabajo mancomunado, ha dado frutos transformando al país en un ejemplo regional en materia de articulación Estado – Sociedad Civil, aún con los déficits y ausencias que en muchos casos se mantienen.

Hoy, con un nuevo Gobierno que se atreve, en horabuena, a postular a su Canciller para ocupar el más alto cargo de la Diplomacia mundial, estamos como país con una irrepetible oportunidad de presentar una Delegación Oficial que exprese de manera contundente la importancia del trabajo articulado entre el Gobierno y los Dirigentes del sector.

Si el Presidente Mauricio Macri y la Canciller Susana Malcorra comparten esta visión, Argentina brillará en la ONU.

Pero viene una sombra a mi memoria cuando recuerdo el certero pensamiento de quien ha sido uno de mis maestros en este compromiso que he asumido desde hace tanto tiempo: Jonathan Mann, pionero de la acción frente a la pandemia que entendió la importancia de la articulación entre Estado y Sociedad Civil, fallecido en 1998 en un accidente de avión, que alertó sobre la condición humana como obstáculo para enfrentar con éxito al SIDA.

Decía el Dr Mann: "Tendríamos que aceptar que el comportamiento del ser humano es mucho más complejo que cualquier virus".

A los argentinos nos espera la historia. Esta vez, en la Asamblea de SIDA de Naciones Unidas, podemos ir a su encuentro.

El VIH, entre tanto, espera agazapado y continúa su tarea.