Región:
Argentina
Categoría:
Gastronomía
Article type:
Informados

Masticar llenó otra vez

Cuatro días para disfrutar una fiesta de sabores, el resumen de la V Feria Masticar organizada por A.C.E.L.G.A en el predio El Dorrego.

Si tuviéramos que contar el éxito de la edición otoño 2016 de la Feria Masticar, organizada por A.C.E.L.G.A –Asociación de Cocineros y Empresarios Ligados a la Gastronomía Argentina– en localidades estaríamos en un acierto al decir que, durante los cuatro días en que transcurrió, no cabía un alfiler, todo vendido, entradas agotadas y el público se quedó pidiendo un bis.

En su quinta edición el evento logró copar el ya clásico predio de El Dorrego, y dio en la tecla al sumar más de 4.000 metros cuadrados del lindero Club Polideportivo Colegiales donde se estableció el patio cervecero, las parrillas y el escenario donde la concurrencia pudo disfrutar y aprender de clases de cocina completísimas y útiles. Bajo el lema “Comer rico hace bien” se reunieron el cocinero con el productor rural de frutas y verduras, con el marisquero, el maestro quesero, el fiambrero, el panadero. Unidos por su verdadera pasión: frutas, verduras y productos de gran parte de la Argentina Masticar demostró que se afianza como favorita del público y no para de ganar adeptos dentro del calendario de eventos gastronómicos que se llevan adelante en la ciudad.

El Mercado, el gran corazón de la feria, reunió a más de 80 productores rurales provenientes de más de 20 provincias de todo el país; los puestos de comida donde cocineros como Fernando Trocca, Donato de Santis, Germán Martitegui, Dolli Irigoyen, Pablo Massey y Narda Lepes despacharon platos a sus adeptos que se acercaban para degustar de primera mano y saludarlos. Además dijeron presente los infaltables foodtrucks y parrillas, donde la espera de amigos y familias trascurría saboreando de antemano a elección realizada. Los más indecisos, o los ya satisfechos, se los veía atentos a las clases de cocina que dicaron en el escenario abierto chefs y bartenders quienes compartieron las mejores recetas y secretos de cocina para todos. Los que preferían acompañar su plato con vinos o espirituosas sacaron jugo a los Wine bar y el patio de la cerveza, el patio de Masticar, donde todos disfrutaron y se relajaron.

“Panza llena, corazón contento”, proverbio de felicidad; y al recorrer el predio el estado de ánimo de satisfacción y gozo era evidente. Ahora queda esperar para hincarle el diente nuevamente y Masticar la próxima edición de la feria