Región:
México
Categoría:
Sociedad
Article type:
Informados

Seguro Social: Sueño del pasado, pesadilla del presente

Región:
México
Categoría:
Sociedad
Article type:
Informados
Autor/es:
Por Miguel Sangineto
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Falta de presupuesto, malos manejos. Favoritismos políticos en los cargos. Sobre dimensión de personal no especializado. Son algunos de los males que aqueja a esta institución

Medicinas para 28 días en tratamientos de 30 días. Citas con especialistas con un tiempo de espera de 6 meses. Cardiología con citas agotadas para el 2016. No se incluye en el recetario nuevas y más eficaces medicinas. A esto hay que sumarle la mala atención, el nepotismo y la falta de humanismo que se dan en varias áreas.

Estas son algunas de las cosas que suceden en el seguro social en Yucatán, que a su vez, es el reflejo de lo que ocurre en todo México, con el Instituto Mexicano del Seguro Social.

El IMSS, es el único instituto dependiente del gobierno federal, que brinda Atención Medica, y a su vez maneja la caja de jubilaciones y pensiones de los trabajadores mexicanos

La mayoría de los mexicanos que trabajan están afiliados a él (no hay más opciones). El trabajador, tiene derecho a afiliar como beneficiarios a su esposa/o, hijos y otras personas que dependan de él. Es por eso que esta institución, es la que más afiliados tiene en el país.

Falta de presupuesto, malos manejos. Favoritismos políticos en los cargos. Sobre dimensión de personal no especializado. Son algunos de los males que aqueja a esta institución.

El seguro social, se financia con los descuentos que se le hacen a los trabajadores, pero que, según las propias autoridades del Seguro Social, esta no alcanzan a cubrir ni la cuarta parte de los gastos. Es por eso que tiene una partida de dinero asignada en el presupuesto nacional, que según algunos, solo alcanza para pagar: jubilaciones y pensiones, gasto corriente, sueldos y lo básico en medicina y atención a pacientes.

Lo peor de todo esto es que los derechohabientes (así le llaman a la gente afiliada al IMSS). Se han acostumbrado a ello. Y saben que reclamar algo, es como hablarle a la pared.

Las autoridades dicen, que no pueden hacer nada, que se tienen que manejar con el presupuesto que les asignan.

Los diputados no modifican la ley del Seguro Social, para poder ampliar su presupuesto, y así desarrollar, más y mejores políticas para la atención a los derechohabientes.

Ningún legislador ha tocado el tema del seguro social en años. Los salarios de los trabajadores de la institución aumentan, mientras los servicios a los afiliados disminuyen.

La pregunta es: porque nadie se preocupa por cambiar la ley sobre la seguridad social en México. Más de 80 años lleva esta ley, y no ha tenido cambios significativos.

Lo que en su momento fue un sueño hecho realidad para los trabajadores mexicanos, hoy, es la peor pesadilla.