Región:
Mundo
Categoría:
Sociedad
Article type:
Opinión

Sumar voluntades para evitar la tercera guerra mundial

Región:
Mundo
Categoría:
Sociedad
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Nerio Quiñores
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Así lo solicitó Abdul Razak, el máximo dirigente de la Comunida Ahmadía del Islám, cuyo lema a nivel mundial es “amor para todos, odio para nadie”

El presidente de la Comunidad Ahmadía del Islám, Abdul Razaq, se desplazó a Ceuta, España, junto con siete voluntarios, para difundir un mensaje de paz, acorde con los preceptos de su religión. El líder máximo de este movimiento religioso que está implantado en decenas de países es el Jalifa Hazrat Mirza Masrur Ahmad, que reside en Londres.

Abdul Razak, de 57 años y de origen pakistaní, pero afincado desde hace muchos años en Córdoba -sus hijos son españoles-, es el máximo dirigente de la Comunida Ahmadía del Islám, cuyo lema a nivel mundial es “amor para todos, odio para nadie”.

Estuvieron durante todo el día repartiendo folletos, por las calles de Ceuta. Uno de los voluntarios es Shakri, un joven de 27 años, cordobés, que aprovechó el día libre de trabajo para acompañar al presidente y a sus demás compañeros hasta Ceuta. Mañana vuelven a la península.

Proceden de Córdoba, donde el centro en el que se realizan los cultos religiosos es la mezquita Basharat, que se encuentra en la calle Pedro Abad.

El principal mensaje es “cómo evitar la tercera guerra mundial”, explicó a EL PUEBLO. De hecho, recientemente, el Jalifa envió desde Londres cartas a autoridades de países como Estados Unidos, Reino Unido, España e incluso al Papa Francisco.

La intención es unir voluntades en favor de la paz en el mundo. Y no excluyen a nadie del mundo civilizado, ya que incluso las cartas han llegado a los gobiernos de Israel o Irak.

“Todos juntos hemos de trabajar por la paz”, expresó Abdul Razaq.

Precisamente, los folletos informativos que estaban repartiendo, en español y árabe, llevan por título “La Paz y la Seguridad Mundial. La urgencia de nuestro tiempo’.