Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad
Article type:
Enfoques

¿Magnicidio? Consideran que Nisman fue asesinado en un crimen mafioso

Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad
Article type:
Enfoques
Autor/es:
Por Jorge Irineo
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Para la Dra. Arroyo Salgado la muerte de Nisman fue un magnicidio y "es el hecho institucional más grave que ha vivido la Argentina desde el regreso de la democracia", por lo que tiene que ser investigado por la justicia federal

El ventanal de la Sala VI de la Cámara del Crimen desde donde se veia imponente la fachada del Teatro Colón fue la escenografía ideal para una audiencia que parecía el acto principal de la opera Falstaff de Giuseppe Verdi.
Todos se miraban con recelo, los sollozos de la Dra. Arroyo Salgado y los rostros adustos de los integrantes del tribunal completaban el staff de los actores principales de una escena teatral.
La defensa de Lagomarsino decía que la jueza quería llevar la causa al fuero federal solo por una violación de correspondencia, aunque la realidad es que las 2 querellas, en especial el Dr. Lanuse representando a la madre de Nisman, dijo "esto fue un crimen mafioso" y el Fiscal General Ricardo Sáenz consideró que las pruebas del homicidio eran claras.
Fueron contundentes las pericias sobre el arma calibre 22 que en tres oportunidades mostraron que dejaban rastros de polvora en la deflagración, cuando en la mano de Nisman no encontraron ningun particula que demostrara que él efectuo el disparo.
La defensa de Lagomarsino fue realmente muy floja y las pruebas, inclusive un audio de una amenaza recibida por Nisman dejaron atonitos a quienes estuvieron en la sala.
Magnicidio:
El contexto histórico del hecho y la denuncia de Nisman acusando a la ex presidente Cristina Fernández por el encubrimiento en la investigación de la causa AMIA lleva a considerar el hecho como un magnicidio realizado en una zona liberada, producto del mal desempeño o la complicidad de los custodios de Nisman.

Sandra Arroyo Salgado , la ex mujer de Alberto Nisman , pidió que la investigación por la muerte del fiscal pase a la Justicia Federal porteña y se la investigue como un "magnicidio".

El pedido fue planteado hoy en la audiencia pública donde se comenzó a definir si, tal como piden las querellas que representan a las hijas y a la madre de Nisman, la investigación va a los tribunales de Comodoro Py 2002 o si permanece bajo la órbita de la jueza de instrucción ordinaria Fabiana Palmaghini.

"Queremos que la Cámara diga que a Nisman lo han matado. O que posiblemente lo han matado", rubricó a su turno el abogado Vigliero.

Sin embargo, los abogados del técnico informático Diego Lagomarsino -colaborador de Nisman y quien le prestó el arma de la cual salió la bala que mató al fiscal- pidieron que la causa permanezca en manos de Palmaghini, cuya declaración de incompetenciaconsideró "arbitraria y de argumentación aparente".

Los abogados Gabriel Palmeiro y Martín Chasco consideraron que los ex agentes de inteligencia Carlos "El Moro" Rodríguez y Antonio "Jaime" Stiuso "sólo expresaron simples opiniones" sobre cómo murió Nisman, inclinándose hacia la hipótesis del homicidio.

También descalificaron el argumento sobre la violación de soportes informáticos y mails que utilizó la jueza para desprenderse del expediente.

El más enfático en insistir en que Nisman fue asesinado fue el abogado de la madre de Nisman, Sara Garfunkel, el ex fiscal Pablo Lanusse, quien calificó el deceso del ex titular de la UFI AMIA como "un crimen de Estado".

"La causa llama a gritos irse a la Justicia federal porque hay que reconocer que a Nisman se lo mató", describió Lanusse, tras una larga concatenación contextualizada de las circunstancias que rodearon y desembocaron en el deceso del fiscaL.

Lanusse vinculó directamente a Cristina Fernández de Kirchner y a su gobierno con lo que calificó como el "crimen" del fiscal, y lo relacionó con la necesidad de remover todos los obstáculos que se interpusieran en un supuesto "pacto espurio" de la anterior administración con el gobierno de Irán, varios de cuyos ex funcionarios fueron acusados por el atentado.

Los camaristas Rodolfo Pociello Argerich, Mario Filozof y Marcelo Lucini deberán resolver, probablemente el martes próximo, si la causa pasará al fuero federal o no, y con qué calificación, si las razones de Palmaghini (que no menciona el homicidio) o con los de las querellas.

La decisión es apelable y, de hecho, todas las partes hicieron "reserva del caso federal", es decir dejaron abierta la posibilidad de recurrir la resolución, cualquiera sea su sentido, lo que en los hechos significa que el expediente podría permanecer todavía un tiempo más en manos de la jueza Palmaghini.