Región:
América
Categoría:
Deportes
Article type:
Informados

Falleció el padre de Gabriela Sabatini

Región:
América
Categoría:
Deportes
Article type:
Informados
Autor/es:
Por Gabriel Lugones
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Osvaldo Sabatini sufría de Alzhéimer y además tenía cáncer. La familia decidió no hacer velatorio y sólo espero la llegada de Oriana Sabatini de Miami para el entierro. A Oriana la acompañó su novio, el actor Julián Serrano

La familia Sabatini pasa uno de los momentos más dolorosos: Osvaldo Sabatini, padre de la tenista Gabriela Sabatini y de Ova Sabatini murió a los 81 años.

El hombre sufría de Alzhéimer y además tenía cáncer. La familia decidió no hacer velatorio y sólo espero la llegada de Oriana Sabatini de Miami para el entierro. A Oriana la acompañó su novio, el actor Julián Serrano.

También estuvieron Guillermo Vilas con su esposa Phiangphathu Khumueang, Sofía Neiman, la maquilladora Maby Autino, íntima amiga de Fulop, y Claudia Villafañe, la ex esposa de Diego Maradona, y Mercedes Paz, ex tenista y amiga de Gaby Sabatini.

Además de ser conocido por la relación que lo unía a Catherine y su hijo Ova, Sabatini fue clave en la historia de la mejor tenista argentina de todos los tiempos, por cómo la formó e incentivó en su carrera.

Alto, de gran presencia, pelo canoso y voz grave, Osvaldo Sabatini era de los que escaneaban con la mirada al interlocutor de turno. Podía ser un vistazo de cautela e incluso de desconfianza, pero cuando su intuición le daba señales positivas, aparecía el personaje bonachón, de sonrisa franca e inconfundible.

Su fuerte carácter le valió más de un encontronazo con quienes disentían con la manera como manejaba la carrera de Gabriela, un escenario en el que privaba la reserva.

Compañero de Beatriz, con quien viajó por el mundo para disfrutar y sufrir con los partidos y las conquistas de Gabriela, Osvaldo marcó la carrera de su hija. Forjó una persona noble, educada y sin alardes a pesar de su fama y de haber sido la 3a del mundo. Y como padre, nunca siquiera rozó alguna situación escandalosa en el trato familiar, como sí sucedió con célebres tenistas -y no tan famosas también-, que hasta padecieron de violencia física. En todo eso, Osvaldo, fallecido ayer a los 81 años, ganó su propio Grand Slam.