Región:
Mundo
Categoría:
Deportes
Article type:
Informados

Messi, Neymar y Suárez jugarán frente a River

Región:
Mundo
Categoría:
Deportes
Article type:
Informados
Autor/es:
Por Gabriel Lugones
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Luis Enrique confía en poder a tener disponibles a sus tres delanteros estrella, Messi, Neymar y Luis Suárez para la final del Mundial de Clubes

Leo Messi evoluciona positivamente del cólico nefrítico que le impidió jugar las semifinales del Mundial de clubes. El jugador argentino tuvo que quedarse en el hotel para intentar expulsar las sustancias en el riñón que le provocaron tanto dolor. Los síntomas empezaron después del almuerzo y justo antes de subirse al autobús que llevó al equipo al Nissan Stadium decidió causar baja para el encuentro.

Messi se quedó en el Royal Park Hotel de Yokohama recuperándose y unas cuantas horas después del partido ya se encontraba mucho mejor, como si hubiera pasado lo peor. Incluso expresó esta mejoría en las redes sociales asegurando en las redes sociales asegurando que "me duele mucho perderme cualquier partido, pero espero estar al 100 por cien para la final".

El Show de Suárez y la historia de como derribó la Muralla China

El Barcelona se ha clasificado para la final del Mundial de Clubes tras derrotar por 3-0 al Guangzhou Evergrande chino. Un 'hat-trick' de Luis Suárez evitó que el conjunto azulgrana echara de menos al lesionado Neymar y a Messi, baja de última hora por un cólico nefrítico.

El Barcelona se ha plantado en la finalísima del Mundial de Clubes casi sin arrugarse el traje. Se esperaba mayor oposición del Guangzhou Evergrande, que venía avalado por su meritoria remontada frente al América mexicano. El conjunto chino llevaba más de medio año sin perder un partido y cuenta en sus filas con varios internacionales brasileños, pero a la hora de la verdad no ha estado a la altura del reto.

Ni las ausencias de Neymar, ya conocida, y Messi, afectado a última hora por un cólico nefrítico, igualaron las fuerzas entre el campeón europeo y asiático, alimentando la idea de que sigue existiendo un abismo entre el fútbol que se practica en las ligas del Viejo Continente y el resto del mundo.

Quizás River pueda poner algún pero a este formulado, pero para ello tendrá que dar varios pasos al frente el próximo domingo en la gran final, porque el equipo que superó con tantos apuros al campeón japonés no parece en condiciones de rebatirlo. Le queda, eso sí, el consabido gen competitivo del futbolista argentino, pero a este Barça no se le frena sólo con entusiasmo y entrega.

La superioridad de los azulgranas fue tal que nadie echó de menos a sus dos principales estrellas. Luis Suárez se bastó para derribar la inicialmente férrea oposición del Guangzhou, que fio su suerte a la fiablidad de su defensa, un plan que dio sus frutos durante la mayor parte del primer tiempo.

Porque al Barça le costó lo suyo abrir el melón chino. Su aplastante dominio no se traducía en ocasiones, principalmente por la ausencia de sus dos jugadores más desequilibrantes, claves a la hora de superar defensas muy pobladas.

El error del guardameta chino LI Shuai, que despejó en corto un remate de Rakitic sin aparente peligro, puso en bandeja el primer tanto de Luis Suárez, que como siempre estuvo atento al posible fallo del rival para encauzar el partido.

El gol echó abajo el previsible plan del Guangzhou, que por primera vez en el partido se vio en la necesidad de hacer una visita al inédito Claudio Bravo.

Un peligroso cabezazo de Elkeson pudo meter de nuevo a los chinos en el encuentro, pero Bravo desvió con acierto la única ocasión reseñable del conjunto de Scolari en todo el encuentro.

Las posibles dudas sobre el devenir del partido quedaron muy pronto disipadas con un segundo tanto del charrúa, que aprovechó un gran pase de Iniesta para marcar un gol de bandera.

Quedaba aún casi toda la segunda parte, pero el duelo estaba visto para sentencia y sólo quedaba conocer el número de goles que sumaban los blaugranas.

Un inexistente penalti sobre Munir permitía a Luis Suárez redondear su exhibición con una tercera diana, otorgando al charrúa el papel de superestrella que siempre debe tener un jugador de su talla, más allá de que deba compartir los focos con los dos futbolistas más talentosos del planeta.

Con el Muñeco Marcelo Gallardo y el Príncipe Enzo Francéscoli en una de las plateas, analizando lo que le espera a River el domingo, el Barcelona controló tiempos y ritmos hasta el final, y hasta pudo haber aumentado en un par de ocasiones.

El equipo catalán, que ya venció en 2009 a Estudiantes de La Plata en la edición jugada en los Emiratos Árabes, y en 2011 al Santos de Brasil en Japón, es el amplio favorito en la final del domingo desde las 7.30 en Tokio, aunque el fútbol siempre depara sorpresas y habrá que ver si repite el nivel ante River.

Escalofriante fractura en el Mundial de Clubes

Zou Zheng, del Guangzhou Evergrande, salió durante el primer tiempo de la semifinal ante el Barcelona, producto de una seria durísima lesión

No la paso nada bien el equipo chino Guangzhou Evergrande ante el Barcelona. Además de perder, sufrió la baja de un jugador por una tremenda lesión.

Zou Zheng, del conjunto asiático, disputó un balón con Dani Alves en su propia área cuando promediaba el primer tiempo, con tanta mala suerte que pisó mal y sufrió una durísima fractura.