Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad
Article type:
Informados

La música, la poesía y la danza celebrán el día del Tango

Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad
Article type:
Informados
Autor/es:
Por Juan Pablo Guerri
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Elegimos un relato para festejar el día del tango, ese tango que nos representa y es Patrimonio Cultural de la Humanidad

A raíz de una iniciativa del autor Ben Molar, cada 11 de diciembre desde 1977, festejamos el Dia Nacional del Tango. Y así como nuestro querido amigo Ben plantó bandera con los nacimientos de Carlos Gardel y Julio De Caro, nosotros Elegimos un relato para festejar el día del tango, ese tango que nos representa y es Patrimonio Cultural de la Humanidad. Nació en las márgenes del Rio de la Plata y de aquí salió y conquistó al mundo. Nuestro Gardel vino de lejos, pero estableció y amplió los límites de la música, y nadie duda que además de nacionalizarse argentino, Gardel es el tango. De Caro suma los cambios fundamentales que se fueron dando en las orquestas. El tango, música, poesía y danza festeja su día.
Aquí el relato:
"Aunque Ud. no lo crea, amigo tanguero"
Tratar de entender la observación preliminar de aquel extranjero que llega al país sin conocimiento previo de nuestra querida danza popular -primera danza de abrazo en el mundo, así planteado por el estudioso Curt Sachs y expuesto una y otra vez como bandera por el bailarín, docente, e investigador Rodolfo Dinzel- resulta, aunque usted no lo crea amigo tanguero, bastante divertido. O enojoso. O las dos cosas.
¿Pueden creer que una pareja llegada de Nebraska haya querido sacarse una foto después de una clase, con castañuelas traídas para la ocasión? Sí, y el clavel también era parte de la puesta en escena.
Cuentan los que saben, y vuelvo a Dinzel que siempre lo decía, que Rodolfo Valentino sólo pegó su mejilla a la de su compañera en "Los cuatro jinetes del Apocalipsis" por una razón fílmica, para mirar de frente a la cámara. Lo que se sabe de aquellos glamorosos años parisinos es que en los cabarulos (quería utilizar este término, disculpen) el tano Rudolph bailaba tango como corresponde.
Claro que ese sombrero con borlas y el látigo en mano, no han ayudado mucho a la correcta difusión en el mundo de nuestro tango. El cine norteamericano replicó y Pacino en la reversión de "Perfume de mujer", y Arnold Schwarzenegger en "Mentiras verdaderas" insistieron en confundir.
Entonces, la salida americana es una figura, no bailamos cheek to cheek, las milongueras no muerden claveles y no, las castañuelas no son para bailar tango.