Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad
Article type:
Enfoques

¿Llegó el tiempo de una Argentina arcoíris, donde vivir en paz?

Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad
Article type:
Enfoques
Autor/es:
Por Patricia Pérez
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

¿Habrá en mi querido país un liderazgo con el espíritu de "Ubuntu"? ¿Habrá en nuestra tierra lugar para modelar una Nación Arcoíris? ¿Una Argentina en paz con ella misma y con el mundo? Tal vez llegó la hora

Nelson Mandela, Tata para su tribu originaria del pueblo xhosa de las llanuras de Mvezo, hacía de la cadena de Liderazgo, un asunto particularmente importante.

Para él, debido al concepto africano de "Ubuntu", algo cercano a lo que llamamos "Hermandad" en occidente, "Una persona es persona a través de otras personas".

Pensamiento en las antípodas del individualismo y la idea vernácula de Líderes "iluminados y poderosos" a los que nos tiene acostumbrado Occidente desde el Renacimiento, utilizado hasta el hartazgo por nuestro sistema político en Argentina.

Quiero hablarles de las sensaciones que me despierta este particular momento de nuestra historia en Argentina. Lo haré, como hago tantas veces, iluminándome con la nutritiva vida del genial hombre que precedió a mi generación y nos regaló infinitos ejemplos de cómo construir paz con firmeza y determinación, sin rencores y sin ahondar grietas de por sí inmensas en la Sudáfrica de su tiempo.

"Invictus" poema del inglés William Ernest, inspiró al inmenso Padre de Sudáfrica durante los años de encierro en manos del Apartheid.

Algunos pasajes dicen así: "Desde la noche que sobre mí se cierne, negra como su insondable abismo, agradezco a los dioses si existen por mi alma invicta...No importa cuán estrecho sea el camino, cuán cargada de castigo la sentencia. Soy el amo de mi destino; soy el capitán de mi alma."

Le repetía a menudo a sus compañeros de ideales y prisión: "Para construir nuestra nación, todos debemos superar nuestras expectativas." Completando el argumento así: "Si no puedo cambiar cuando las circunstancias lo demandan, ¿cómo puedo esperar que los demás lo hagan?"

En términos pretendidamente neurocientíficos, Madiba puso en práctica una constante plasticidad mental, que le permitió ir más allá de sus fronteras ideológicas y pensar una Sudáfrica para todos.

El día de su investidura presidencial el 10 de mayo de 1994, consagró frente al mundo su bello pensamiento afirmando: " Estamos forjando una alianza que nos permitirá construir una sociedad en la que todos los sudafricanos, negros y blancos, puedan caminar con la cabeza alta, en una nación arcoíris en paz con ella misma y con el mundo".

En este tiempo inaugural de nueva etapa en Argentina creo ver, tal vez quiero verlo de manera ilusionada, un atisbo de aquellos tiempos.

Desde hace mucho, con la tarea por la paz que he asumido, me propongo con todo mi corazón y mis limitaciones, ayudar a oxigenar las relaciones, respirar el aire fresco de la esperanza, teniendo como objetivo una Argentina Arcoíris, amigable, donde vivir en paz.

Edificar juntos un país para que un día, que anhelo no lejano, un Presidente pueda emular en su despedida el balance que Nelson Rolihlahla Mandela ofreció a la posteridad: "Ha sido una inspiración servir a un país que ha ayudado a renovar la esperanza del mundo mostrando que todos los conflictos, por intratables que parezcan, pueden resolverse pacíficamente"

Con estas palabras, dichas en el banquete de despedida, el 16 de junio de 1999, aquel campesino de casa real de las llanuras del Transkei, abrazó la Historia.

¿Habrá en mi querido país un liderazgo con el espíritu de "Ubuntu"? ¿Habrá en nuestra tierra lugar para modelar una Nación Arcoíris? ¿Una Argentina en paz con ella misma y con el mundo? Tal vez llegó la hora.

Es cuestión de echarse a andar. Juntos.