Región:
Mundo
Categoría:
Deportes
Article type:
Opinión

Un rugido más para los Pumas que van por el bronce

Región:
Mundo
Categoría:
Deportes
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Gabriel Lugones
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Australia acabó con el sueño de Argentina en Twickenham. Los Wallabies se impusieron a los Pumas en la semifinal del Mundial de rugby (29-15), en un buen partido de Adam Ashley Cooper, autor de tres de los cuatro tries de su equipo

El seleccionado argentino cayó 29-15 frente a los Wallabies en la semifinal que se disputó en Londres. El viernes jugarán por el tercer puesto con Sudáfrica

Australia acabó con el sueño de Argentina en Twickenham. Los Wallabies se impusieron a los Pumas en la semifinal del Mundial de rugby (29-15), en un buen partido de Adam Ashley Cooper, autor de tres de los cuatro tries de su equipo, y disputarán el título el sábado a Nueva Zelanda, que había ganado la víspera a Sudáfrica (20-18)

Los Wallabies, que ya habían ganado este año a los Pumas en Mendoza (34-9) en el Rugby Championship, se impusieron con los tries Rob Simmons (2) y Adam Ashley Cooper (11, 32 y 72), y nueve puntos con el pie de su apertura Bernard Foley.

Pelearon mano a mano la semifinal contra una de las grandes potencias, pero finalmente cayeron 29-15. El viernes enfrentarán a Sudáfrica en el partido por el tercer puesto. Los Wallabies jugarán la final frente a los All Blacks.

El equipo argentino comenzó con la idea de mover la pelota. Pero se encontró con unos Wallabies que salieron a presionar bien arriba y que rápidamente consiguieron una serie de errores de Los Pumas, letales en una semifinal del mundo. Al minuto de juego Rob Simmons interceptó un pase de Nicolás Sánchez en campo celeste y blanco y quedó libre para apoyer el try bajo los palos. Bernard Foley convirtió fácil y Australia se puso rápido 7-0 arriba.

Argentina logró descontar. Juan Martín Hernández encontró un hueco en la defensa, logró avanzar y pese a quedar golpeado tras un tackle, terminó forzando un penal. Sánchez, también frente a la H, cambió su disparo por puntos fáciles y los Pumas se pusieron a tiro enseguida.

Pero nuevamente el nerviosismo de la ocasión y la alta defensa del conjunto oceánico le dieron a Australia la chance de estirar el marcador. Tras un knock on de Santiago Cordero en una salida rápida, los de amarillo jugaron bien el scrum y encontraron por la derecha el carril abierto para el try de Ashley-Cooper. Foley, esta vez desde un ángulo cerrado, anotó dos puntos más y Australia pasó a ganar por 14-3.

Como después del primer try australiano, el equipo argentino logró descontar con otro penal. Esta vez, Nico Sánchez anotó desde la izquierda, luego de que el scrum argentino forzara la infracción aunque la pelota era del rival.

El partido se complicaría un poco más para Los Pumas. A los 25, el árbitro Wayne Barnes vio un tackle peligroso de Tomás Lavanini y le mostró la tarjeta amarilla, dejando a los de Hourcade con un hombre menos por los próximos diez minutos. Encima, Agustín Creevy se lesionaría (como ya había pasado con Juan Imhoff) obligando a un nuevo cambio. Esa situación intentó aprovecharla Australia, yendo al line dos veces pese a tener dos penales. Argentina resistió en los últimos metros. Aunque en la tercera chance, el campeón de 2003 no falló. Ashley-Cooper volvió a aparecer solo por la banda, esta a la izquierda, y apoyó el tercer try: 19-6.

La historia se repetiría un rato más tarde: como después de cada try australiano, a Sánchez se le presentó un penal frente a los palos y tampoco falló. Anotó tres puntos para pasar a ser el goleador del Mundial con 83 y para descontar antes del final del primer tiempo. El segundo tiempo parecía comenzar de manera similar al primero para Argentina. Foley tuvo un penal a los 27 segundos de juego, pero su remate se fue desviado. Unos segundos después, la ola de lesiones le llegaría también a Juani Hernández. Pero superando esas adversidades, los Pumas tendrían un nuevo penal para descontar. Sánchez tiró de manera impecable y puso el juego 19-12.

En el duelo de patadas, Foley iba a volver a anotar de a tres con un penal rápido tras el descuento argentino. Pero Argentina cambiaría el desarrollo del partido con la posesión de la pelota. Tras forzar dos penales, el apertura argentino volvería a convertir y pondría el resultado 22-15, con los Pumas a tiro.

Los Pumas, a los que de nada les sirvió el apoyo de Diego Maradona entres los espectadores en Twickenham, intentarán igualar el tercer puesto conseguido en el Mundial de 2007, frente a Sudáfrica, al que ganó este año en Durban en el Rugby Championship (37-25).

Argentina, que había marcado tries en todos sus partidos del Mundial, se encontró esta vez con una segura defensa australiana, que no le dejó llegar al ingoal.