Región:
Argentina
Categoría:
Espectáculos
Article type:
Informados

Juan Pablo Ledo suma lauros: Personalidad de la Cultura

Región:
Argentina
Categoría:
Espectáculos
Article type:
Informados
Autor/es:
Por Gustavo Chapur
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

El primer bailarín del Teatro Colón, elegido por Paloma Herrera para su despedida, fue distinguido por la Legislatura de Buenos Aires.

A los 33 años, el hombre que más se destaca hoy en la danza clásica argentina, sigue cosechando honores. Por decisión unánime de los legisladores porteños, el bailarín Juan Pablo Ledo fue reconocido como Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires.

Más allá de la formalidad del acto oficial en el Salón Dorado del Palacio Legislativo, se trató de un encuentro muy emotivo, donde se repasaron tramos de su vida artística en un gran audiovisual. Además de las autoridades locales, se dieron cita amigos, artistas, periodistas (el conductor televisivo Gustavo Chapur fue uno de los oradores), y las hermanas y productoras de Ledo, Belén y Mariela Roces, ambas profesionales en otras áreas pero también buenas bailarinas.

Los tres ya han compartido escenario, porque con el formato de empresa familiar fundaron la compañía “Taco, Punta y Traspié”. Además de ser el primer bailarín del Teatro Colón, Ledo se ha expandido hasta el 2x4, y este año, celebrando los 15 años su carrera profesional, había presentado (en el Metropolitan Citi) su show de tango de escenario, con prólogo de un pas de deux neoclásico, donde entre otras cosas, lograba cruzar la técnica del clásico con Piazzolla, nada menos. Ya había sido estrenado en 2012, con gira internacional en 2013.

Juan Pablo Ledo es Primer Bailarín del Teatro Colón desde 2004 y miembro del International Dance Council 2014. El año pasado estuvo nominado entre los siete bailarines de todo el mundo que el legendario Ballet Bolshoi de Moscú considera cada año con la distinción Benois de la Dance, una de las más importantes del género. Comenzó sus estudios de danza a los 7 años. A los 17 se presentó a una audición para formar parte del Ballet de Julio Bocca, quien lo seleccionó entre 80 aspirantes. Ahí empezó a bailar por todo el mundo.

Ledo fue el elegido por Paloma Herrera para ser su partenaire en la gran despedida de su carrera en del Colón. A un año de su anunciado retiro, la consagrada figura del ballet mundial se presentará por última vez este mes en el primer coliseo.

Pero su vida no termina en el escenario, Ledo tiene también otras inquietudes: está estudiando Derecho, una carrera que es tradición en su familia. “Lo hago a mi ritmo porque me gusta”, dice.

Juan Pablo Ledo es un artista que ha logrado ensamblar una técnica exquisita con un fuego sagrado sobre el escenario, que conmueve y atraviesa todos los públicos. Y al mismo tiempo, es un hombre simple, que profesa un bajo perfil y una profunda fe cristiana. Ha logrado ser hoy una personalidad cultural respetada, porque justamente se le reconoce, entre otras virtudes, respetar y cuidar un bien cultural que no ha necesitado (ni deseado) degradarlo a cambio de un rato de masividad televisiva.

La distinción premia asimismo el trabajo perseverante y apasionado que ha venido ejercitando durante años por la danza, representando con altura al país en el exterior, y demostrando su amor por Argentina, donde eligió quedarse a pesar de haber tenido tantas posibilidades de hacerlo afuera.

El diploma fue entregado por el vicepresidente del cuerpo, Cristian Ritondo, autor de la iniciativa, quien afirmó que “Juan Pablo Ledo se suma a la selecta lista de bailarines reconocidos por esta Casa que serán parte de la posteridad, como Julio Bocca, Maximiliano Guerra y Eleonora Cassano, entre otros. Pero Juan Pablo también tiene el mérito de haber ubicado a la danza argentina en un lugar de privilegio en el mundo, haciendo vibrar en cada escenario de los cinco continentes en el que se presenta, destacándose con distinciones en Nueva York, París, Amsterdam y Moscú, entre otras importantes ciudades”.

“En esta Ciudad que respira cultura y en esta Legislatura donde siempre intentamos fomentar y desarrollar las más distinguidas expresiones artísticas y culturales, nos sentimos plenamente orgullosos de poder reconocer con este pequeño mimo a la trayectoria de este enorme bailarín “, expresó finalmente el diputado.

Luego de recibir la distinción de manos de Ritondo, Ledo afirmó: “Hay algo que siempre me ha impulsado a bailar. Soy una persona muy creyente y todo lo que uno hace lo debe hacer con amor a Dios. Esa es mi fe y pienso que es mejor dar al prójimo que recibir. Este es un premio a todos los que fueron partícipes de mi carrera, estoy muy agradecido”, enfatizó el bailarín.

Créditos: las fotografias son de Silvia Rojas (Revista La Milonga Argentina).